Compartir
Publicidad

Mi recorrido ‘friqui’ por Los Ángeles (I)

Mi recorrido ‘friqui’ por Los Ángeles (I)
1 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Si tenéis pensado viajar a la ciudad de Los Ángeles, en California, pero no os apetece visitar las cosas típicas y tópicas, y además sois un poco friquis, geeks o nerds, en el sentido de que os gustan las películas, la comida diferente, el manga, el arte extraño o los libros estrambóticos, entonces bienvenidos a mi recorrido más alternativo por la ciudad.

En otros artículos ya os hablé en profundidad de la tienda más grande que había visto dedicada al mundo de Harry Potter, así como mi experiencia en los estudios de Warner Bros, pero los Ángeles ofrece mucho más. No en vano, estamos hablando de una de las ciudades más grandes del mundo.

Por el hecho de que Los Ángeles tiene un diámetro de 80 kilómetros, y también por el hecho de que la mayor parte de la gente que anda por las calles (salvo determinados barrios) son homeless o gente extraña, se hace indispensable recorrer la ciudad en coche. No temáis: casi todas las tiendas tienen sus propias isletas de estacionamiento. Los Ángeles está diseñada para recorrerla en coche. Eso sí, a veces se forman atascos monumentales, quedáis avisados.

Este recorrido lo hice a lo largo de una jornada, así que, a pesar de todo, en asequible. ¡Empecemos!

La ciudad de las ciudades

Los Ángeles está llena de cosas interesantes aunque vivir en ella sea duro. Tiene ochenta núcleos urbanos. Tiene mil kilómetros de autopistas. Tiene fama de ser una ciudad violenta. Está en el desierto, y por tanto tiene que hacerse traer el agua de muy lejos. Constantemente está amenazada por terremotos.

Los Ángeles es tan grande que no puedes usar edificios o calles como puntos de referencia. Hay que usar autopistas. Sobre todo números de autopistas. Entras por la 5, te desvías por la 110, y después pasas por la 405 para llegar a Long Beach. A ese nivel. Recorrer Los Ángeles de punta a punta sin usar las autopistas increíbles de cinco carriles para cada sentido es condenarse a días enteros circulando.

l
Nuestra primera parada fue el Bradbury Building, un antiguo edificio victoriano de oficinas que aparece en Blade Runner: la vivienda del protagonista.

l

Beverly Wilshire Hotel, en 9500 Wilshire Boulevard , un hotel que enseguida os sonará porque es el que que aparece en la película Pretty Woman. Por allí también encontraréis el típico letrero de Beverly Hills, casi como de parque temático. De paso, os podéis dar un pequeño paseo en coche por Bel Air, un barrio tan exclusivo que hasta en la entrada hay seguridad y cámaras de vigilancia. Aquí está la casa donde se rodó El príncipe de Bel Air.

l

Para comer a lo guarro, en un barrio sucio, rodeado de gente poco recomendable, policías en su tiempo libre, pero probando cosas que jamás habríais pensado que existían, entonces nada como el Phillipe´s The Original, en 1001 N Alameda St. Allí los bocatas son de cualquier cosa, y antes de servirlos los sumergen en una olla llena de caldo. Suena asqueroso, lo sé. Pero sabe delicioso.

l

Cerca del Phillipe´s tenéis el distrito financiero, donde se encuéntrale City Hall, el ayuntamiento de 1928, un gran rascacielos que aparece como la sede del Daily Planet en la película Supermán.

En la segunda entrega de este artículo os sigo explicando mi recorrido friqui.

Fotos | Wikipedia | Sergio Parra En Diario del Viajero | América en moto. Los Ángeles. Unas cervezas con Bukowski.

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio