Compartir
Publicidad

Old Spanish Trail. USA de costa a costa. Pioneros españoles.

Old Spanish Trail. USA de costa a costa. Pioneros españoles.
Guardar
2 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Los Western estadounidenses han creado la leyenda de la conquista del oeste por pioneros anglosajones de carromato, sombrero Stetson y colt. Esa cinematográfica fábula supone un auténtico éxito de iconografía popular a nivel planetario. Hasta en nuestro país nos han hecho olvidar que las primeras exploraciones de Norteamérica la realizaron de costa a costa algunos intrépidos españoles mucho antes del desembarco del Mayflower.

En Estados Unidos, sin embargo, no lo olvidan y tienen una ruta histórica llamada la Old Spanish Trail que une los dos océanos en un recorrido visualmente fantástico, lleno de historias y que, a diferencia de otras de mis aventuras motociclistas, se podría repetir por cualquiera ya que USA es un país asequible y diseñado para viajarlo por carretera.

m

EL VIAJE

Partiendo de la primera ciudad fundada en USA, Saint Agustin, en Florida, por el asturiano Pedro Ménendez de Avilés, saldré tras las huellas de Hernando de Soto, de Cabeza de Vaca, de Juan Bautista de Anza y de Vázquez de Coronado y su búsqueda de las Siete Ciudades de Oro de Cíbola y Quivira; el origen del mito está en la conquista musulmana de Mérida en el siglo VIII. Siete obispos habrían huido entonces con las reliquias y cada uno de ellos habría fundado una ciudad riquísima en Norteamérica que los expedicionarios ansiaban hallar.

El recorrido, que termina en San Francisco, descubierto por Gaspar de Portolá en 1789, cruza USA de costa a costa por carreteras secundarias y pistas sin asfaltar en un road show documental que desde una motocicleta persigue mostrar los Estados Unidos desde una perspectiva hispánica, buscando los muchos restos, recuerdos y reconocimientos que hay a nuestros exploradores en la primera potencia mundial.

m

LOS EXPLORADORES

Hernando de Soto, extremeño, desembarca en Florida en 1539 y realiza una gran exploración de Norteamérica que incluye los actuales estados de Georgia, Carolina del Norte y del Sur, Tenesee, Alabama, Arkansas, Oklahoma, Louisiana, Texas y Misisipí, donde descubre el gran río. Hay quien afirma que llegó tan al norte como el Lago Michigan.

Alvar Núñez Cabeza de Vaca, jerezano, forma parte de la expedición de Pánfilo de Narváez; naufragan en Florida en 1528 y junto a tres supervivientes siete años caminando hasta Nuevo Méjico pasando por Luisiana y Tejas. Su libro Naufragios recoge los primeros testimonios sobre los nativos de Norteamérica y recoge escenas tan sorprendentes como la primera curación documentada de

m
un indio por un blanco o el llanto de unos indígenas al ver la postración de los náufragos. Será durante su exploración cuando empiece a germinar el mito de las Siete Ciudades de Cíbola y Quivira.

m

Vázquez de Coronado, salmantino, sale desde el Virreinato de la Nueva España en busca de esas Siete Ciudades de Oro y durante una epopeya de dos años explora desde Nuevo México hasta Kansas. Su expedición es una de las más largas y documentadas de la moderna historia de los Estados Unidos y como hechos destacados muestra la desigual batalla de Acoma, en la que los españoles conquistaron la inexpugnable fortaleza de los indios Pueblo y sobre todo el descubrimiento del Gran Cañón del Colorado por el suboficial extremeño García López de Cárdenas.

Juan Bautista de Anza, nacido en el actual México, capitán español, es el primer blanco que en 1774 cruza a través del desierto del Colorado desde Arizona a California, a donde solo se podía llegar por mar, descubriendo una ruta al interior de la Bahía de San Francisco.

En California espera un pequeño tesoro: el manuscrito de Pedro Pizarro, primo de Francisco Pizarro, donde se narra la conquista del Perú. Una copia original depositada en la Biblioteca Nacional se perdió; la otra se halla en la prestigiosa Biblioteca Huntington, en California. Nuestro viaje es también la búsqueda de ese manuscrito y de las razones que hacen que se encuentre tan lejos.

Estos exploradores han tenido más reconocimiento en USA que en España; allí tienen dedicados parques nacionales, calles, caminos y estatuas. Siguiendo estos recorridos históricos que se entrelazan se puede atravesar todo USA de costa a costa en un itinerario lleno de historia española y sabor a película del oeste.

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos