Compartir
Publicidad

Rio de Janeiro: el Bondinho de Santa Teresa

Rio de Janeiro: el Bondinho de Santa Teresa
Guardar
0 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Mezclarnos con la gente del lugar. Vivir la ciudad desde dentro. Si viajamos a Rio de Janeiro y queremos meternos en su vida diaria, debemos subirnos al bondinho de Santa Teresa

Se trata de un pequeño tranvía que desde 1872 conecta el centro de la ciudad con el corazón de uno de los barrios cariocas mas tradicionales: Santa Teresa.

Es un sector de la ciudad que tuvo mejores épocas de esplendor, de las cuales nos quedan hermosas casas antiguas entre sus intrincadas calles. El barrio se ubica en lo alto de un morro o cerro, por lo que se tienen vistas impresionantes de todo Rio de Janeiro.

El bondinho es el último tranvía eléctrico en funcionamiento en Rio de Janeiro. Con el paso del tiempo, se ha transformado en un verdadero símbolo del barrio. Los vecinos han luchado por mantenerlo abierto a pesar que habría razones para prescindir de él.

No se encuentra en el mejor estado de conservación, su paso entorpece el tráfico en las calles estrechas de Santa Teresa y a menudo su alimentación eléctrica se estropea y el chofer se ve obligado a arreglar el tema sobre la marcha.

Bondinho

Sin embargo, si faltara el bondinho todos lo sentiríamos. Por otro lado, es una forma eficiente de transportarse al centro de la ciudad en pocos minutos y a bajo coste (el billete cuesta no llega a los 25 céntimos de euro) y nos permite viajar con magnificas vistas de la ciudad por dentro.

El paseo incluye pasar por encima de los Arcos de Lapa, hoy una de las postales más conocidas de Rio.

Podemos tomar el tranvía en la parada que hay en el centro de la ciudad junto al edificio de Petrobrás, a metros de la Catedral de San Sebastian .

Desde allí iremos ascendiendo al cerro. Hay varias paradas intermedias como la del Largo de Guimaraes, donde hay varios locales típicos tanto para comer la riquísima feijoada local o comprar algun recuerdo de Rio de Janeiro.

Los bondinhos pasan cada 20 minutos y se puede viajar gratis si te animas a hacerlo parado y cogido del estribo como se ve en la foto.

Fotos | Rodrigo Soldon en Flickr
En Diario del Viajero | Rio de Janeiro: visita al Cristo Redentor En Diario del Viajero | Visita a las favelas de Brasil

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos