Compartir
Publicidad

Travesía por América del Sur (1ª parte)

Travesía por América del Sur (1ª parte)
0 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Como anunciábamos en el post anterior, hoy inauguramos la sección Tus Viajes en Diario del Viajero. Y lo hacemos con esta Travesía por América del Sur que nos envía Valery Escobar:

He tomado la iniciativa de realizar por segunda vez un recorrido terrestre por algunos países de Latinoamérica, iniciando mi aventura desde la ciudad de Santiago de Cali, capital del Valle del Cauca, ubicada al suroccidente de Colombia, ciudad reconocida mundialmente por la alegría de su gente y la belleza de sus mujeres. Su economía esta fundamentada en la agricultura, en especial de la caña de azúcar.

Abordo un bus de la empresa Expreso Bolivariano desde la Terminal de transporte de Cali, el cual daría inicio a mi travesía, llegando inicialmente a Ipiales, ciudad fronteriza con el vecino país de Ecuador. El costo del pasaje es de US$16 ó $ 35.000 colombianos. Es un recorrido de 10 horas, el bus parte de la Terminal a las 23:30 hs y llega a Ipiales a las 10:30hs.

Luego tomo una buseta para llegar a la frontera Rumichaca. El valor del pasaje en esta buseta es de un dólar americano. Como recomendación: Asegúrense de llevar su pasaporte y certificado de antecedentes judiciales, requisito indispensable para ciudadanos colombianos que desean ingresar a Ecuador. Procure cambiar los últimos pesos colombianos que lleva en el control fronterizo pues en Ecuador la moneda de circulación es el dólar, algunos taxistas reciben pesos pero solo hasta Tulcán.

Una vez en territorio ecuatoriano abordé una buseta que me lleva a Tulcán, primera ciudad fronteriza de Ecuador, este trayecto tiene un valor de un dólar americano. En Tulcán existen varias ofertas para viajar a Quito, el pasaje oscila de US$ 4 a US$ 5, para un recorrido de 4 a 5 horas aprox. Durante el recorrido fui objeto de una requisa policial, es muy común que se realicen operativos policiales. Esto puede ser una experiencia agradable o desagradable, considerando que le toque desocupar su equipaje en piso polvoriento.

Cuando llegue a Quito traté de comer algo pero el bus mas próximo con destino a Huaquillas estaba por partir, por lo que tuve que comprar una hamburguesa y gaseosa y comerla una vez a bordo del bus. Mi objetivo era perder el menor tiempo posible en las terminales. Por lo que procuraba llegar y tomar el siguiente bus para destino.

Aunque no tuve la posibilidad de ver otras ofertas de transporte para Huaquillas, no recomiendo la empresa Panamericana. El valor del pasaje es de US$10 para un trayecto de 12 horas aprox. Durante el camino hizo algunas paradas, una de ellas en Santo Domingo de los Colarados.

Llegué al control migratorio de Ecuador a las 06:30 y solo atendía un funcionario lo cual hacia sumamente lento el proceso de ingreso y salida del país. El conductor del bus decidió seguir sin los pasajeros y tocó ir luego a la oficina de Panamericana a recoger los equipajes. Hay que tener mucho cuidado ante esta eventualidad pues es aprovechada por los oportunistas de turno para estafarlo. Entonces tomé el servicio de un motociclista quien se ofreció a llevarme a la oficina de la empresa Panamericana para retirar mi equipaje por un dólar. Una incomodidad que no debí haber pasado.

Una vez en el casco urbano de Tumbes compre un tiquet con destino a Lima en la empresa Cruz del Sur. El valor del pasaje es de US$30 y se hace un recorrido de 18hrs. Recomiendo esta compañía de transporte por su servicio tanto en la oficina de venta de tiquetes como el servicio a bordo ya que el tiquete incluye servicio de cena.

En Lima, aproveché para tomar algo de almuerzo para continuar mi viaje, adquirí un tiquete con destino a la ciudad de Tacna. Este tiquete tiene el mismo valor que el anterior y el mismo tiempo de recorrido.

Una vez en Tacna viaje con destino a Chile, para lo cual aborde un taxi de los que cruzan la frontera Chacalluta, pero ahí en la frontera se me negó el ingreso a Chile, sin justificación alguna. Fue entonces cuando decidí viajar a Desaguadero, ciudad fronteriza de Perú y Bolivia. No me imaginé que tendría la posibilidad de conocer otro país más.

Aquí se inicia la segunda parte de mi aventura, que publicaré más adelante.

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio