Compartir
Publicidad

Visitando Grace Cathedral, ¿la única catedral del mundo que rinde culto a la ciencia?

Visitando Grace Cathedral, ¿la única catedral del mundo que rinde culto a la ciencia?
0 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Llamadme ignorante, pero en ocasiones disfruto más visitando determinadas casas que determinadas catedrales. Por ejemplo, en mi viaje a San Francisco dediqué un buen rato a contemplar en lontananza las Painted Ladies, una colección de casas idílicas que se hicieron mundialmente célebres gracias a la serie de televisión Padres forzosos (Full House): supuestamente, una de esas casas estaba habitada por la familia protagonista.

Lo cierto, sin embargo, es que sólo se grabaron las fachadas de las Painted Ladies, pues el interior era un plató. Tampoco era posible que fueran tales casas porque Kimmy Gibbler era la vecina de enfrente, y tales casas no tienen otros edificios delante, sino unos jardines públicos. Jardines en los que, también en la intro de la serie, la familia protagonista organiza un picnic.

Con todo, en San Francisco sí que hay una catedral que tenía especial interés en visitar. Grace Cathedral, posiblemente la única catedral del mundo que admite tener una vidriera que homenajee a la ciencia, por mucho que el científico Giordano Brunno la Inquisición quisiera quemarle el culo.

Catedral alternativa

d
Primero hay que ser justos con la primera vidriera de catedral que he visto consagrada a la ciencia: es una de las vidrieras más modestas de todas cuantas se hallan en Grace Cathedral, y además está en la parte superior, lejos del escrutinio humano. De hecho, me costó bastante tiempo localizarla. Y tuve que usar mi cámara de fotos para hacer zoom y apreciar los detalles.

Con todo, si avirozáis esta vidriera de 5 metros de alto, instalada en 1964, distinguiremos a Albert Einstein, bajo el cual aparece inscrita la famosa fórmula por la que todos le identificamos, rodeado a su vez de órbitas atómicas (esta imagen es totalmente falsa, porque las órbitas de lo átomo no son así, pero tampoco nos vamos a poner tiquismiquis). A los pies de Einstein, un átomo de helio homenajea la aportación de Einstein a la física nuclear.

Entre la serie de ventanas llamadas de “Iniciativa humana”, también encontramos al juez de la Corte Suprema Thurgood Marshall, al astronauta John Glenn y al poeta Robert Frost.

Grace Cathedral también es bastante alternativa e heterodoxa en muchos otros sentidos. Construida durante el año de la Fiebre del oro de 1849, dispone también de una Capilla para enfermos de SIDA con vitrales, que presenta la obra de arte del artista Keith Haring, que falleció de SIDA en 1990. También acoge celebraciones cívicas.

Os recuerdo que se trata de una iglesia episcopaliana y que este tipo de vidrieras sería imposible verlas en un templo católico.

s
Si os apetece visitarla (desde la puerta, además, se tienen unas estupendas vistas de la Bahía, o sea, que preparaos para ejercitar las piernas a fin de llegar hasta la colina donde descansa la catedral), la encontraréis en el 1100 California Street.

No es la única

Siendo justos, Grace Cathedral no dispone de la única vidriera científica del mundo. Hay otra, quizá no tan importante, que está en la Iglesia Universalista Unitaria de Las Cruces, en Nuevo México, que representa al astrónomo Clyde Tombaugh, descubridor de Plutón.

Bueno, y si me permitís la licencia, para mí hay una catedral totalmente consagrada a la ciencia, y que además me resulta más espectacular en todos los sentidos que todas las catedrales religiosas que he tenido la oportunidad de visitar: el Gran Colisionador de Hadrones (LHC), bajo la frontera franco-suiza, en el CERN, Ginebra. Pero bueno, esto ya son consideraciones demasiado personales, supongo.

Más rarezas catedralicias

Otro caso parecido es el astronauta de la catedral de Salamanca. También hay una gárgola que representa a Darth Vader en la catedral de Washington.

Fotos | Sergio Parra

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio