Compartir
Publicidad
Tenemos que vivir en ciudades "blandas" no en ciudades impresionantes pero "duras"
Arquitectura y Viajes

Tenemos que vivir en ciudades "blandas" no en ciudades impresionantes pero "duras"

Publicidad
Publicidad

A menudo, cuando visitamos una ciudad nos fijamos en las fachadas de sus edificios, en la historia de sus catedrales o en el marchamo de sus restaurantes o comercios. Incluso tiramos fotos a su skyline. Subimos al edificio más alto para contemplar los márgenes y entender su geografía particular.

Sin embargo, a nivel más inconsciente, las ciudades transmiten sensaciones más humanas (en el sentido de que estrechan lazos) o más frías y pragmáticas (en el sentido de que los rompen). Es la diferencia fundamental entre las ciudades "blandas" y las "duras".

Ciudad Blanda

¿Qué hay justo afuera de la puerta de tu casa y a 10 minutos a pie? ¿Puedes llegar a una tienda o una cafetería a pie, o tienes que conducir? ¿Hay un espacio compartido cerca, un parque o un patio, donde puedes mezclarte con las personas que viven a tu alrededor? ¿Sueles ver gente por ahí o tus vecinos se quedan en su mayoría? ¿Qué pasa con la calle? ¿Está llena solo de coches, o ves gente en bicicleta o paseando? ¿Te sientes seguro caminando por la acera que bordea tu puerta de entrada (incluso si hay una acera)? ¿Hay lugares para sentarse junto a ella?

Vista Del Skyline De Chicago Desde El Planetario Illinois Estados Unidos 2012 10 20 Dd 05 Skyline de Chicago.

Plantearse este tipo de cuestiones es lo que nos permite diferenciar una ciudad blanda de una dura. En lugar de pensar en las ciudades como una colección de edificios y desarrollos impresionantes, los diseñadores conciben las ciudades blandas como una serie de relaciones: entre personas y lugares, personas y planeta, y personas y otras personas.

Las buenas ciudades, desde esta perspectiva, son las que hacen posibles estas conexiones. Son fluidas, mullidas, cálidas, blandas. Humanas. En lo que explica en el libro Soft City David Sim, director creativo y socio de Gehl. Con sede en Copenhague, Gehl ha sido pionera en la idea del diseño urbano centrado en el ser humano:

Durante décadas, gran parte de la planificación urbana se ha centrado en idear formas de reorganizar la actividad humana en silos distintos, separar a las personas y las cosas y, al hacerlo, reducir el riesgo de conflicto. En cambio, me gustaría centrarme en cómo los aspectos potencialmente conflictivos de la existencia cotidiana se pueden unir y conectar para brindar calidad de vida.

Una forma de potenciar esto consiste en crear lo que Sim llama edificios "en capas". Los edificios están diseñados para un único propósito. Hay edificios de apartamentos, edificios de oficinas y edificios comerciales. Pero ¿por qué no mezclarlo todo más?

Spektrum, en Gotemburgo

En Soft City, Sim cita el edificio Spektrum en Gotemburgo, Suecia, que tiene una bolera en el sótano, un restaurante y tiendas en la planta baja, una escuela en algunos de los pisos intermedios y espacios de coworking y oficinas repartidos por todo el lugar. Para alguien acostumbrado a que estos servicios se alojen en estructuras distintas, esto puede parecer desorganizado o aleatorio, pero Sim ilustra cuán altamente funcional es y cómo fomenta la construcción de relaciones entre generaciones y contextos.

Los beneficios de adoptar un enfoque en capas para el diseño de edificios, y la planificación urbana en general, es que también reduce la cantidad de viajes en coche. Si los recursos se agrupan de manera que una persona que sale de su hogar pueda acceder a todo lo que necesita caminando, montando bicicleta o tomando el transporte público.

Copenhague se ha hecho especialmente famoso por crear espacios dedicados a las bicicletas y nada más. Más allá de los beneficios ambientales de hacerlo, Sim dice que permitir el transporte a pie o en bicicleta también ayuda a las economías locales, ya que las personas que no se limitan a un coche es probable que hagan paradas en el camino.

Las intervenciones para hacer blanda a una ciudad no son ni costosas ni invasivas. Ubicar un café en la acera en el lado soleado de la calle alienta a las personas a quedarse, por ejemplo, y diseñar aceras más anchas permite la existencia de tales cafés en primer lugar. Un edificio diseñado para rodear un patio puede soportar la misma cantidad de densidad que una torre rectangular, pero el patio ofrece un espacio comunitario, protegido del mal tiempo, donde las personas pueden reunirse.

Geografías urbanas basadas en realaciones, en definitiva. Algo mucho más relevante ahora que internet ha propiciado precisamente que las relaciones se hayan multiplicado por mil y se hayan flexibilizado, incluso a nivel jerárquico.

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Inicio