Compartir
Publicidad

Caminos de India: Mathura

Caminos de India: Mathura
Guardar
5 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Un nuevo madrugón nos pone en rumbo al sur, vamos hacia Mathura, un pueblo que está situado entre Delhi y Agra, es importante, grande y caótico, como todo en India. Vamos en busca del Holi, el festival del color que da paso a la primavera y donde todo, o casi todo, está permitido.

De camino hacia el sur pasamos por una de las ciudades donde los habitantes son en su mayoría musulmanes. En Muzaffarnagar las mujeres van cubiertas con burkas negros, es impresionante.

A mi me daba casi miedo, pobrecillas, con el calor que hace y lo que eso significa, cada vez me molesta más ver estas cosas, primero por mi condición de mujer, después por mi manera de ver la vida.

El viaje en coche se hace interminable, los olores de las cloacas, carreteras, puestos ambulantes, de los animales como los bueyes y los perros y una multitud más de estímulos olfativos a veces hacen que te marees.

Además del olor el ruido hace que todo lo inunde, durante cientos de kilómetros que estamos recorriendo, no hay manera de “escuchar silencio” en ningún momento, ni de día ni de noche. Lo del tráfico en India es un capítulo aparte.

La gente lo llena todo, desde los caminos hasta las ciudades, las carreteras, el campo…se nota que es un país sobre poblado y desde hace 4 años que fue la primera vez que lo vi, la población ha crecido y con ella la cantidad de coches, autobuses o camiones.

India, Holi

Cuando cae la noche llegamos a Mathura, está situada entre Delhi (a 150 km) y el norte de Agra (a unos 50 km), en la provincia de Uttar Pradesh, en esta ciudad supuestamente nació el dios Krishna y actualmente la pueblan más de 300.000 habitantes.

Encontrar alojamiento no es complicado en esta pequeña pero gran ciudad, aunque es de noche, como la india no duerme, podemos elegir hotel, eso si, siempre preguntando en unos cuantos y pidiendo que nos enseñen las habitaciones, al final nos decidimos por uno, el más moderno, con ventiladores y aire acondicionado, cosa muy importante en estas fechas en el país.

Otra condición para sacar buen precio es regatearlo, siempre hay que hacerlo, aunque te parezca un hotel serio, podrás bajar el precio en unos cienes de rupias, que aunque al cambio no sea mucho, si vas en grupo y necesitas varias habitaciones, acabarás ahorrando un dinerito.

Como el día del Holi aún no ha llegado a Mathura, a la mañana siguiente y tras el típico desayuno hindú al que ya nos hemos acostumbrado; chai (té con especias y leche) panes parecidos a tortas crujientes (roti o naan) y la estrella de la mañana, las dosas, unas crepes enrolladas con yogurt o una especie de requesón dentro que se acompañan de mermeladas, mantequilla o purés salados de legumbres con semillas de amapola, decidimos salir hacia Barasana.

Caminos de India

1. El Kumba Mela
2. De Haridwar a Rishikech
3. Rishikech y la meditación

Imágenes | Alicia Sornosa y Antonio Mulero

En Diario del Viajero | India

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos