Compartir
Publicidad

El Muro de los Lamentos necesita reparaciones

El Muro de los Lamentos necesita reparaciones
Guardar
0 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Las Pascuas Judías o Pesaj comienzan este sábado y se extenderán durante una semana, conmemorando la salida del pueblo judío de Egipto.

Por ello se espera que casi un millón de personas acudan a uno de sus puntos religiosos más importantes a demostrar su religiosidad: el Muro de los Lamentos (o de las Lamentaciones).

Pero este año, el Muro merecerá un tratamiento especial ya que las autoridades de su conservación han detectado el mal estado de las rocas de un sector del mismo. Por ello comienzan obras especiales para su reparación.

Curiosamente, las piedras originales colocadas hace cerca de 20 siglos resisten al paso del tiempo mientras que las más pequeñas, instaladas en lo alto del muro 2.000 años más tarde, dan muestras de desgaste. Situado en la ciudad vieja de Jerusalén, el último vestigio del Segundo Templo , es el primer monumento turístico de Israel recibiendo aproximadamente 6 millones de visitantes al año.

El Primer Templo, o Templo de Salomón, fue contruido en el siglo X (aC) y destruido por los babilonios en el 586 adC. El Segundo Templo, en tanto, fue reconstruido por Esdras y Nehemías a la vuelta del Exilio de Babilonia, y vuelto a destruir por los romanos en el año 70 de nuestra era. De tal modo, cada templo se mantuvo en pie por unos 400 años.

De acuerdo con la creencia, cuando las legiones del emperador Tito destruyeron el templo, sólo una parte del muro exterior quedó en pie. Tito dejó este muro para que los judíos tuvieran el amargo recuerdo de que Roma habáa vencido a Judea (de ahí el nombre de Muro de las Lamentaciones). Los judíos, sin embargo, lo atribuyeron a una promesa hecha por Dios, según la cual siempre quedaría en pie al menos una parte del templo sagrado como símbolo de su alianza perpetua con el pueblo judío.

Los judíos han rezado frente a este muro durante los últimos dos mil años, ya que no pueden acceder al interior de la Explanada de las Mezquitas, que sería el más sagrado de todos los lugares (hoy dentro del "área musulmana" de la ciudad).

Un lado de una pared del Muro de los Lamentos, completamente visible para los fieles, colapsó recientemente, dejando al descubierto un área de 40 metros cuadrados de tierra y relleno.

La pared pertenece al Museo islámico del Monte del Templo, un edificio que se halla a la derecha y por encima de los fieles del Muro de los Lamentos, identificado por una pequeña cúpula gris.

Las obras para detener el deterioro de las rocas "nuevas" instaladas durante la intervención británica a principios del siglo XX, deben tener en cuenta lo sagrado del lugar por lo que los obreros estarán obligados a seguir escrupulosamente las normas impuestas por los rabinos.

Vía | Iton Gadol

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos