Compartir
Publicidad
Publicidad

La cascada de Tat Kuang Si, en Laos

La cascada de Tat Kuang Si, en Laos
Guardar
0 Comentarios
Publicidad

La cascada y el bosque de Tat Kuang Si es un idílico y apacible lugar situado muy cerca de Luang Prabang, en el norte de Laos.

Esta gran cascada está formada por varios niveles por los que el agua cae, desde su parte más alta, hasta depositarse en varias piscinas de aguas turquesas que, rodeadas de árboles y frondosos matorrales entre los que vuelan las mariposas, conforman una auténtica imagen de ensueño.

Es aconsejable desplazarse hasta Tat Kuang Si bien pronto por la mañana, ya que a partir de las once el lugar se llena de turistas, avisados del placer que supone bañarse en estas piscinas. Aunque el agua está bastante fría, existen cuerdas colgadas de los árboles desde las que, si te atreves, puedes tirarte al agua, evitando así el “sufrimiento” de entrar poco a poco. Os garantizo que la experiencia es única.

Alrededor de las cascadas se han instalado también refugios y merenderos de madera para quien quiera llevar la comida y pasar allí el día. Esta posibilidad tiene mucho éxito entre los propios laosianos, que todos los domingos acuden a Tat Kuang Si con sus cestas de picnic, los niños, la abuela, los tíos… para pasar el día en este hermoso paraje.

Como curiosidad, en la parte más baja del parque hay un centro de rehabilitación de osos, donde se cuida y alimenta a más de una decena de estos animales que han sido rescatados de los cazadores furtivos.

La distancia exacta que separa Luang Prabang de Tat Kuang Si es de 32 kilómetros. Aunque parezca bastante, uno de los mayores atractivos de esta visita es hacer el camino en bicicleta, a través de campos y pueblitos que de otra manera pasaríamos por alto. Si no os animáis, también podéis alquilar uno de los muchos tùk-tùk que, todos los días en la entrada de Luang Prabang, ofrecen al turista hacer el trayecto de ida y vuelta por unos pocos dólares.

O siempre podéis hacer como yo, que hice el camino de ida en bici, y a la vuelta tuve que parar un tùk-tùk porque ¡no podía más!

Foto | Carmen En Diario del Viajero | Luang Prabang, Laos (I), (II)

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos