Publicidad

La ciudad en la que hay una estatua que ninguna paloma se atreve a llenar de excrementos

La ciudad en la que hay una estatua que ninguna paloma se atreve a llenar de excrementos
1 comentario

Publicidad

Publicidad

Cuando viajamos a cualquier ciudad del mundo para contemplar determinada estatua, en dicha contemplación también acaba por inmiscuirse uno, dos o más excrementos de paloma. Y es que las palomas disfrutan sobremanera llenando de excrementos todas las estatuas, y de paso todo el mobiliario urbano. Dado el volumen de defecaciones, ello representa un serio peligro para los elementos arquitectónicos metálicos (especialmente) y de piedra, y los gobiernos gastan mucho dinero en limpieza y prevención.

Además, los excrementos de paloma son la vía de transmisión de numerosas enfermedades. No en vano, a las palomas se las consideran "ratas con alas".

Sin embargo, existe un lugar donde las palomas respetan reverencialmente una estatua de bronce. Dicha estatua está en la ciudad japonesa de Kanazawa, localizada en la isla de Honshu. Pero ¿qué tiene de especial la estatua? ¿Por qué no debe limpiarse continuamente de los excrementos de palomas?

Una investigación de risa

Los IgNobel son una parodia de los premios Nobel financiada por la revista satírica The Annals of Improbable Research. Sin embargo, no sólo son premios a investigaciones extravagantes, también en ellas podemos encontrar algunas facetas del hallazgo que pueden resultar interesantes para la ciencia.

No en vano, el lema de los IgNobel es que “primero hacen que la gente se ría, y después hacen que piense”.

Una de estas investigaciones, que ganó el premio de Química de 2003, fue llevada a cabo por Yukio Hirose, de la Universidad de Kanazawe, por su análisis químico de una estatua de bronce de dicha ciudad que misteriosamente nunca era visitada por las palomas. Y, en consecuencia, quedaba a salvo de estar decorada por sus excrementos.

jardín
Jardín de Kenroku
Al parecer, el secreto de la estatua que representa al legendario héroe Yamatotakeru reside en su composición química, una particular aleación de bronce que repele a las palomas y a los cuervos. Podéis comprobar lo limpa de excrementos que luce en el jardín Kenroku.

Otras razones para visitar Kanazawa: su arte

Kanazawa nace junto al mar de Japón, y está bordeada por los Alpes Japoneses, el Parque Nacional Hakusan y el Parque Nacional de la Península de Noto. Esta ciudad también se considera como la meca del turismo artesanal, hasta el punto de ser reconocida por la UNESCO como una de las “Ciudades de la Artesanía y Arte Popular”.

Fundamentalmente, esta distinción fue obtenida por Kanazawa por redirigir las técnicas artesanales hacia productos de uso masivo y adaptándolas a la industria contemporánea. Un buen ejemplo de de esta estrategia es la industria de la “hoja de oro”, que decora templos budistas (como el de Kinkaku-ji), pinturas y objetos ornamentales, y que en Kanazawa ostenta el 98% de la producción nacional.

Kanazawa también promociona visitas a talleres a fin de descubrir el proceso de confección de sus distintas especialidades artísticas, así como para participar en clases interactivas.

Vía | Daily Times Fotos | Wikipedia

Temas

Publicidad

Comentarios cerrados

Publicidad

Publicidad

Inicio
Compartir