Compartir
Publicidad
Publicidad

Shikoku, la isla más misteriosa y sagrada de Japón

Shikoku, la isla más misteriosa y sagrada de Japón
Guardar
4 Comentarios
Publicidad
Publicidad

La isla de Shikoku, es el escenario que recibe un peregrinaje milenario, rodeado de uno de los paisajes más bellos e inhóspitos de Japón. El significado del nombre, es cuatro países. Nos encontramos ante la isla más misteriosa y sagrada de Japón.

Hasta hace poco menos de tres décadas, cuando la más meridional de todas, la isla de Shikoku se unió a la columna vertebral formada por Kyushu por un conjunto de puentes, los cuales son considerados por muchos los más largos del mundo, las cuatro provincias que las componen eran unas desconocidas para la mayoría de los nipones.

Para muchos ejecutivos esta isla se ha convertido en su refugio de la vida acalorado y agobiante de los centros financieros de Japón. Pero antaño los peregrinos se aventuraban a recorrer los 88 templos que recorren esta ruta sagrada, y en muchos casos muchos de ellos desaparecían sin dejar rastro, debido a lo accidentado de la ruta.

Este hecho aumentó la leyenda de esta región, de cuyos lugareños se dice que son personas de carácter extremadamente independiente.

La ruta de más de mil 200 kilómetros de peregrinaje recorre como anteriormente señalaba 88 templos repartidos por toda la isla. Estos conmemoran el viaje del maestro budista Kukai en el siglo X, este fue el camino por el cual encontró la pureza.

Existe la tradición de acoger a los viajeros desinteresadamente en los templos o las indicaciones que salpican los caminos más inaccesibles de la montañosa isla. Algo que recuerda irremediablemente al Camino de Santiago.

El peregrinaje gracias al desarrollo de infraestructuras en Japón, especialmente de las ferroviarias, ha facilitado a los que reniegan de la vida moderna perderse en los bosques y templos de Shikoku sin demasiadas concesiones.

No obstante, el camino de la rectitud y la reflexión exige otros sacrificios, como levantarse muy temprano al ritmo de sutras budistas. Cada uno elige según sus preferencias.

Si viajáis a la isla no debéis de dejar algo típico de su gastronomía, los famosos "Udon" de Shikoku, gruesos tallarines hechos de harina de trigo que se acompañan de sopa con diversos sabores. Los de este archipiélago se consideran los mejores del país.

Para el descanso, Shikoku reserva al visitante una de las mejores zonas de "onsen" de todo el país, baños públicos arraigados en la tradición japonesa y que se surten por lo general de aguas volcánicas.

Frondosos bosques de bambú, cascadas, colinas y montañas escarpadas, puentes colgantes como el de Oku-iya, desfiladeros y playas solitarias serán el marco perfecto para un viaje inolvidable.

Sin duda para mi es un nuevo motivo para desear visitar lo antes posible este apasionante país.

Imagen | neepster En Diario del Viajero | Japón

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos