Compartir
Publicidad
Publicidad

Zhaoxing: el pueblo más bonito de China

Zhaoxing: el pueblo más bonito de China
Guardar
0 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Si lo que buscáis en vuestro viaje a China es una experiencia inolvidable descubriendo la cara más auténtica y rural del país, hacedme caso y venid a Zhaoxing: el pueblo más bonito y auténtico de China, con mucha diferencia del siguiente, en lo que llevo recorrido desde que estoy aquí.

Zhaoxing es un pequeño pueblo de casitas de madera habitado por la minoría Dong, que casi pasaría desapercibido de no ser la puerta de entrada (o salida) a la provincia de Guizhou.

Al contrario que otros pueblitos “tradicionales” que puedan encontrarse en China, Zhaoxing todavía ha escapado a los efectos del turismo de masas: no ha sido restaurado, no es necesario pagar un “peaje” por entrar en él, y sus habitantes sencillamente viven su vida, sin importarle lo más mínimo quién será “ese joven de fuera” que no para de sacar fotos a diestro y siniestro.

En Zhaoxing no hay "acoso" al turismo. De hecho, apenas recibe turismo. Y sin embargo, empezará a haberlo enseguida (prueba de ello son los numerosos hostales de reciente apertura que se cuentan a pares en su calle principal), por lo que os recomiendo venir tan pronto como podáis.

No hay mucho que hacer en Zhaoxing: admirar su arquitectura tradicional, observar extasiado el ritual por el que las mujeres del pueblo extienden el cereal en grandes lonas en el suelo, pasear por sus verdes (o amarillos, dependiendo de la época en la que lo visitéis) arrozales, o jugar con unos niños que acaban de salir de clase.

Y, al ponerse el sol, dejarse guiar por el grave sonido del bambú hasta alguna de sus cinco Torres del Tambor para asistir, a la luz de una fogata, a la mágica serenata nocturna.

No hará falta que diga que Zhaoxing me tiene enamorada. No sé cuánto tiempo voy a quedarme aquí. Y es que, cuando después de casi dos meses uno da con el pueblo más bonito y auténtico de China, lo complicado es encontrar la fuerza de voluntad para abandonarlo.

Imagen | Carmen En Diario del Viajero | Pingayo: una ciudad que nos transporta a la China Imperial, China: El Festival del Medio Otoño y los Mooncakes

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos