Compartir
Publicidad
Publicidad

Cruceros: las grandes rutas

Cruceros: las grandes rutas
Guardar
2 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Si bien es cierto que los cruceros se asocian con el lujo o la comodidad, también podemos encontrar algunos matices dentro del tipo de cruceros. Si tenéis un espíritu más aventurero estoy convencido que los cruceros de los que hoy hablaremos entrarán en la lista de vuestros próximos posibles destinos.

¿Qué os parece si ponemos rumbo al Cabo de Hornos, el Canal de Suez y al de Panamá? Sin duda nos encontramos ante los cruceros de las grandes rutas.

Cabo de Hornos

Los navegantes de cualquier parte del mundo se retuercen en sus sillas, ya sea por emoción o respeto, al escuchar simplemente el nombre Cabo de Hornos. Todos ellos saben que cruzar este cabo, otorgaba el privilegio de poder lucir un pendiente en la oreja.

Cabo de Hornos es el punto mas al sur de América del Sur. Ubicado en el Archipielago de la Tierra del Fuego más allá de Usuhaia. Para saber en que fecha fue circundado por primera vez el 26 de Enero de 1616. El Cabo de Hornos es sin duda muy famoso, tanto por su remota localización como por las hostiles condiciones climáticas que lo hacen complicado de bordear, sobre todo en siglos pasados.

Más que un crucero de paseo se trata de una navegación de expedición, desde el cual efectuaremos desembarcos en botes zodiac y nos aventuraremos en las tierras patagónicas realizando trekkings para conocer estas tierras indómitas que a duras penas fueron recorridas por los primeros navegantes durante los siglos XVII, XVIII y XIX.

Lo lógico en esta ruta será navegar la vía marítima que relaciona el Canal de Beagle y la Bahía Nassau. Por este canal podremos llegar finalmente al sitio más sur la tierra en América Latina, al mítico cabo. En este punto posteriormente podremos desembarcar en Bahía Wulaia, actual sitio arqueológico que en otros tiempos dio asilo a una de las más grandiosas tribus de la región, los Yámanas.

Canal de Suez

crucero3.jpg

Para atrevesar este Istmo en Egipto lo más probable nos embarquemos en algún puerto del egipcio en la región del Mar Rojo, en la Península del Sinaí.

Este famoso canal, impresionante obra de ingeniería, conecta el Mediterráneo con el golfo de Suez, un brazo del Mar Rojo. En 1859 comenzó su construcción, que fue dirigída por ingenieros europeos y realizaron fellahines egipcios. En 1869 el barco «L'Aigle» atravesó por primera vez el canal a la cabeza de los príncipes y diplomáticos europeos.

Navegaremos durante 163 kilómetros, junto a buques enormes de incluso 500 metros de longitud y 70 metros de anchura. Su capacidad permite el paso de más de 25.000 buques al año. Es un punto estratégico que permite unir Asia con Europa.

En esta ruta podemos aprovechar para realizar excursiones en la Península del Sinaí como ascender su bíblico monte donde se relata que Moíses recogió las tablas de la ley. Además no debemos dejar la oportunidad de descansar en algún pueblito del Mar Rojo o disfrutar de sus fondos marinos únicos en el mundo.

Canal de Panamá

crucero2.jpg

Los navegantes que parten desde Europa saben que para cruzar al océano Pacífico o bien eleigen una ruta más arriesgada o aventurera como el cruce por el Cabo de Hornos o bien lo hacen a través de una de las obras de ingeniería más asombrosas del mundo: el canal de Panamá.

Disfrutaremos de un crucero apacible por estas aguas bañadas por el caribe y ya dentro del canal el barco será mecido por un ambiente de calma en dejando acunar por las oleadas calmas. Es la ocasión perfecta para aprovechar en calma de las actividades que nos ofrece el barco.

La mayoría de lo cruceos que se dirigen al cruce del canal comienzan en Miami y aprovechan para hacer paradas en Belice, que posee la segunda barrera de coral más importante del mundo.

Ya en el canal observaremos asombrados la belleza trabajada por la ingeniería humana, el imponente Canal es una de las vías de navegación más importantes del planeta, que ofrece el paso más de a 12.000 buques de pleamar cada año. Más allá de la construcción encontraremos el típico paisaje de bosque virgen tropical.

Sin duda esta navegación es un acontecimiento casi único, porque enlazaremos la subida de esclusas en el lado Caribe con la navegación en un gran lago interior situado en el corazón de Panamá. Tras ello llegará el descenso de las esclusas que dejan el gigantesco barco suavemente posado en el océano Pacífico.

Imágenes | zeube, minouche.ge, Javier Volcan En Diario del Viajero | Cruceros: grandes puertos del Caribe En Diario del Viajero | Cruceros : una tendencia para todos los públicos

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio