Publicidad

Los lugares más anti sexuales del mundo (y que sirvieron para cambiar el mundo)

Los lugares más anti sexuales del mundo (y que sirvieron para cambiar el mundo)
1 comentario

Publicidad

Publicidad

Tanto si os interesa el sexo (plano teórico y práctico, por supuesto), como si renegáis de él, la siguiente lista de lugares anti sexuales os interesa especialmente.

Porque no son lugares en los que el sexo es tabú o donde el sexo se practica libremente, sino lugares donde el sexo ha sido importante para cambiar las cosas. A nivel local, y a nivel global.

Quemando sujetadores

El más popular de todo ellos fue, indudablemente, donde aquellas mujeres que aspiraban a tener los mismos derechos que los hombres decidieron quemar sus sujetadores como reivindicación, al estilo de un conciliábulo de brujas que añaden ingredientes arcanos a su gran puchero para provocar una gran hechizo.

Todo ocurrió en 1968, en el malecón de Atlantic City, Estados Unidos. Era la primera manifestación feminista de la época contemporánea. Llegaron en autobuses aproximadamente 400 mujeres desde Nueva York, Boston, Washington

El movimiento, bautizado como bra burners (quemadoras de sujetadores), llenó un enorme cubo de basura de con sujetadores. Estas activistas se manifestaban especialmente en contra del maquillaje, las revistas de modas, y curiosamente contra una prenda muy común entre ellas: el sujetador. Bastó sólo con que la famosa feminista australiana, Germaine Greer, declarara que “el sujetador en una invención absurda”.

Sin sexo hasta que llegue el agua

Si algún día viajáis a Turquía no podéis dejar de visitar la provincia de Antalya. En una pequeña localidad de campesinos al sur de esta provincia, Sirktoy, las mujeres estaban hasta el moño de cargar con los baldes de agua desde el río hasta casa (el pozo se había secado), así que exigieron en firme la construcción de un sistema de tuberías desde el río hasta sus hogares.

La forma más efectiva que encontraron para obtener una mejora de sus condiciones de trabajo fue la de negar el sexo a los hombres hasta que las tuberías se construyeran. Finalmente, la obra se llevó a cabo, y ocho kilómetros de tuberías fueron construidas hasta Sirktoy a fin de acabar con aquella huelga sexual.

Paz por sexo

Lucy Tejada Culturall Center en Pereira
Extracto del himno de guerra de las mujeres contra los pandilleros de Risaralda, Colombia, en 2006:

Todas unidas lo lograremos; contra violentos, las piernas cerremos. Paro sexual, paro sexual.

Risaralda es uno de los 32 departamentos de Colombia. Está localizado en el centro-occidente del país. Es uno de los departamentos con mayor riqueza musical. Al ser parte de la región andina, predominan ritmos como el Bambuco o el Pasillo Lento. Y gracias a estas activistas sexuales, Risaralda se ha convertido en la versión contemporánea de la comedia griega Lisístrata, de Aristófanes, donde las mujeres se negaban a tener sexo con los hombres que regresan de la guerra para que busquen una salida pacífica en la Guerra del Peloponeso entre los pueblos atenienses y espartanos.

Nápoles sin pirotecnia… ni sexual ni de la otra

collage de Napoles
En 2008, las mujeres napolitanas dejaron sin sexo a los hombres que celebraron el fin de año comprando pirotecnia ilegal.

En 1989, las mujeres polacas también optaron por la abstinencia sexual con el hombre para protestar contra una ley que declaraba ilegal el aborto.

En 2003, se hizo algo parecido en Estados Unidos y Europa para protestar contra la guerra de Irak.

Islandia, matriarcal

En Islandia se consiguió el reconocimiento de las tareas femeninas gracias a que las mujeres cerraron sus piernas en 1979. La responsable de la huelga sexual llegó a presidenta del Parlamento en 1983. Incluso cuatro años más tarde, la líder de este movimiento reivindicativo, Salome Porleiksdóttir, fue nombrada presidenta del Parlamento islandés.

Ahora, Islandia es uno de los países más matriarcales del mundo, es decir, es decir un estado de dominación femenina, la contraparte del patriarcado.

Bonus Track

Si algún día podemos hacer turismo espacial, entonces los más comprometidos con la igualdad de oportunidades para las mujeres, deberemos viajar sin duda a un cráter que hay la Luna, el Kovalévskaya, bautizado así en honor a Sofia Kovalévskaya, la primera mujer que consiguió una plaza de profesora universitaria en Europa (1881).. Pero eso para más adelante, para cuando tenga una cuenta en Suiza o así.

Fotos | Wikipedia

Temas

Publicidad

Comentarios cerrados

Publicidad

Publicidad

Inicio
Compartir