Compartir
Publicidad

Preparaos para bautizar las nuevas tierras que están a punto de 'nacer'

Preparaos para bautizar las nuevas tierras que están a punto de 'nacer'
1 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Pudiera parecer que en un planeta global e intercomunicado, plagado de satélites que orbitan el cielo desnudando toda la superficie del mundo, ya no fuéramos capaces de descubrir lugares vírgenes, que no hayan sido pisados por nadie... que ni siquiera se conociera su existencia. Pero tales lugares existen.

Hasta el punto de que, si sois rápidos, incluso podríais bautizarlos con el nombre que queráis. Como si fueran un cráter lunar o una estrella remota.

Si bien existen montañas aún no escaladas (como Gangkhar Puensum, en el reino de Bután, con 7541 metros), cuevas sin explorar (Take Voronya en Abjasia, Georgia) o desiertos no cartografiados (como el outback de Australia, que además se cree que alberga las mayores reservas de oro del mundo), también hay lugares que acaban de "nacer".

Incluso se sospecha que están a punto de nacer muchos más.

Bautizando islas a granel

Groelandia
El último gran territorio que permanecía desconocido era Severnaya Zemlya, un archipiélago extremo del desierto polar cerca de la costa de Siberia, descubierto en 1913. Sin embargo, cada vez podrían aparecer más islas que se convertirán en territorios intocados.

Uno de los lugares donde están naciendo más islas es Groelandia. Bien, en realidad estas islas no nacen, no aparecen de la nada, no son depositadas por extraterrestres desde su nave espacial: sencillamente, a medida que los hielos polares se derriten por efecto del calentamiento terrestre, aparecen islas hasta entonces escondidas debajo de los hielos llamados eternos.

Temperatura
En 1978, un equipo de vigilancia danés creyó encontrar la tierra más septentrional de Groenlandia, a la que llamaron isla Oodaaq, de un tamaño que apenas daría para construir tres o cuatro casas.

Pero, desde entonces, el nacimiento de nuevas tierras no ha dejado de prosperar. En 2004, un artista británico llamado Alex Hartley reclamó haber localizado una isla recientemente emergida en el archipiélago Svalbard, del tamaño de un campo de fútbol.

Y en 2005, el explorador Dennis Schmitt aseguró haber localizado una isla similar cerca de la costa este de Groenlandia, a la que llamó Uunartoq Qeqertoq (“isla de aguas más cálidas”, en lenguaje inuit).

De modo que si algún día estáis navegando por allá arriba, y os topáis con un trozo de tierra, comprobad vuestros mapas: tal vez podáis bautizar un nuevo lugar con vuestro nombre o, al menos, sentiros un poco como un Cristobal Colón contemporáneo.

Vía | Quo Fotos | Wikipedia En Diario del Viajero | Una geóloga descubre que una isla que se creía real... no existe

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio