Compartir
Publicidad
Publicidad

Viajar a través de las palabras: etimologías viajeras (I)

Viajar a través de las palabras: etimologías viajeras (I)
Guardar
2 Comentarios
Publicidad
Publicidad

¿Sabías que “maleta” es un diminutivo en su origen, y que también hay maletas llamadas “mangas”? ¿Qué tienen en común una manga y un dedo, que se refieren a lo mismo si hablamos de pasarelas en los aeropuertos?

Vamos a iniciar un recorrido por las palabras que pueblan cada día nuestro discurrir viajero. Os presento las etimologías viajeras, el origen de esos términos que, algunos perdidos atrás en el tiempo, otros de incorporación reciente, nos hacen hablar de viajes.

Se trata de un ejercicio lúdico (aunque trabajoso en ocasiones) que combina dos de mis pasiones, la Filología y los viajes, y que tan solo pretende mostrar curiosidades acerca de esas palabras en las que tan pocas veces nos detenemos pero que nos sirven para comunicarnos acerca de lo que nos mueve.

Unas palabras nos resultan más familiares, otras son empleadas localmente en determinados dialectos del castellano, en Hispanoamérica, muchas provienen del inglés…

Seguro que aprendemos nuevas cosas con este repaso de etimologías viajeras, y os invito a que comentéis otros términos peculiares sobre los que queráis hablar.

Lo que está claro es que, en este ejercicio, una palabra me ha llevado a otra, y otra a una nueva… y así sucesivamente, por lo que se puede decir que he viajado a través de las palabras viajeras.

maletas viajeras

  • Maleta, proviene del francés antiguo ‘malete’, diminutivo de ‘malle’, baúl, saco de viaje. Es una especie de caja o cofre pequeño de cuero, lona u otras materias, que sirve para guardar en viajes o traslados ropa u otras cosas y se puede llevar a mano. Del francés ‘malle’ también proviene la palabra castellana “mala” que significa “Valija del correo o posta ordinaria de Francia y de Inglaterra”.
  • Low cost: es un anglicismo que significa “bajo coste” y que se aplica a aerolíneas, hoteles, viajes… que tienen unos precios por debajo de lo habitual a cambio de no ofrecer determinados servicios a los clientes. En su origen el término era empleado dentro de la industria de la aviación para referirse a compañías con costos de operación bajos. Pero su uso se ha generalizado y ahora se aplica a servicios diversos en los que se requiere poco dinero y que ofrecen servicios limitados.
  • Manga, proviene del latín manĭca (derivado de ‘manus’, mano), y en una de sus acepciones significa “Especie de maleta de mano abierta por los extremos, que se cierran con cordones”.
  • Manga, con el mismo origen latino, también se utiliza en Argentina y Costa Rica para referirse al túnel articulado que, en los aeropuertos, recorren los pasajeros para embarcar en el avión. Es una voz metafórica por la forma alargada y hueca de la pasarela, igual que la de una manga.
  • Manga: pero si un marinero nos habla de “manga” probablemente se refiera al término naútico que se refiere a la medida del barco en el sentido transversal, de estribor a babor, por la parte más ancha del buque.
  • Finger: es un anglicismo que significa “dedo” y se refiere a la “manga” de Argentina y Costa Rica que hemos visto anteriormente, es decir, la pasarela móvil de acceso a las aeronaves, generalmente cubierta, que se extiende desde la puerta de embarque de la terminal de un aeropuerto. Como en el caso de “manga”, se trata de una metáfora por su forma y movilidad, como las de un dedo.

Esperamos que este primer recorrido por el origen y significado de las palabras os haya resultado interesante, y pronto volveremos con nuevas etimologías viajeras para conocer más curiosidades.

Fotos | chamko rani y masochismtango en Flickr
En Diario del viajero | Literatura, Curiosidades

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos