Publicidad

La vuelta al mundo en silla de ruedas: el viaje de 40.000 km de Rick Hansen
Cajón de sastre

La vuelta al mundo en silla de ruedas: el viaje de 40.000 km de Rick Hansen

Publicidad

Publicidad

La vuelta al mundo siempre ha sido el paradigma de gran viaje, pues parece que en él se reúne el factor "pasar por el mayor número de países" y el afán de completismo. Es como abarcar el mundo. Haber ido más lejos de lo que se podía. Haber ido y vuelto por dos lugares diametralmente opuestos.

Por eso resulta tan fascinante el periplo de Phileas Fog, el protagonista de La vuelta al mundo en ochenta días, de Julio Verne, si bien en las mismas fechas, una mujer real, Nellie Bly, completó esa gesta en 72 días. Y, quizá también por ello, hay tantos que lo han intentado, incluido un viajero que estaba obligado a hacerlo en silla de ruedas.

El paraviaje

El canadiense Rick Hansen, como consecuencia de un accidente automovilístico, perdió la movilidad de cintura para abajo en 1973. Pero ello no fue óbice ni cortapisa para cumplir sus sueños de ver mundo. Aunque tuviera que hacerlo con una silla de ruedas.

Del 21 de marzo de 1985 al 22 de mayo de 1987, Hansen se abrió paso a través de cuatro continentes y 34 países en un viaje épico de 40.075 kilómetros. Empezó y terminó su periplo en Vancouver, Columbia Británica, Canadá.

Rick Hansen

Hansen ya era una atleta, antes y después del accidente. Por eso llegó a competir en carreras de sillas de ruedas en los Juegos Paralímpicos de verano de 1980 y 1984, ganando un total de tres medallas de oro, dos de plata y una de bronce. Su gran hito, sin embargo, fue su vuelta al mundo.

La llamó Man in Motion. El 21 de marzo de 1985 partió dl centro comercial Oakridge, en Vancouver. Los medios de comunicación siguieron su viaje al punto. Regresó al estadio BC Place de Vancouver animado por miles de personas el 22 de mayo de 1987, después de recaudar 26 millones de dólares para la investigación de la médula espinal e iniciativas de calidad de vida.

a La estatua de Hansen en honor a su Man in Motion World Tour, en el Rogers Arena, en Vancouver.

Hoy en día, el Salón de la Fama de los Deportes y Museo de BC conservan la silla de ruedas y muchos otros artículos relacionados con el Man in Motion World Tour.

Un viaje extraordinario. No en vano, Hansen fue uno de los portadores de la antorcha final en los Juegos Olímpicos de Invierno de 1988 y los Juegos Olímpicos de Invierno de 2010.

En su honor, la canción St. Elmo's Fire (Man in Motion) fue escrita en su honor por el productor y compositor canadiense David Foster y el músico británico John Parr , y fue interpretada por Parr para la banda sonora de la película St. Elmo, punto de encuentro.

Temas

Publicidad

Comentarios cerrados

Publicidad

Publicidad

Inicio
Compartir