Compartir
Publicidad

Copa Davis en Mar del Plata: comer y pasear

Copa Davis en Mar del Plata: comer y pasear
Guardar
1 Comentarios
Publicidad
Publicidad

A pesar de lo que parezca, no todo es deporte y competencia. Cuando vamos a un lugar a participar o presenciar algún evento deportivo de importancia, como la próxima final de la Copa Davis 2008 en Mar del Plata, los que tenemos espíritu viajero siempre nos hacemos un ratito para salir, conocer y disfrutar del lugar con ojos curiosos.

Quienes estén ya, o vayan a presenciar los partidos de tenis en Mar del Plata, encontrarán una ciudad preparada para el turismo y con mil opciones de ocio para ocupar el tiempo libre. La ciudad tiene una larga experiencia en la organización de eventos internacionales: cada año se realiza aquí en Festival Internacional de Cine, es sede acostumbrada de congresos de todo tipo de temáticas, ha acogido a los Juegos Panamericanos y encuentros deportivos de todo nivel. Y, por si alguna “estrella” le faltara, es la cuna de grandes deportistas de elite (Guillermo Vilas, Bettina Fulco, Nora Vega, Juan y Gabriel Curuchet o el inefable Germán “Mono” Burgos).

Varias veces hemos comentado en Diario del Viajero, que una de las vías más sencilas de conocer un lugar es a través de su mesa. Y en Mar del Plata ofrece muchas opciones para llegar a su corazón a través de su gastronomía.

Encontrarás aquí cientos de parrillas donde la carne argentina es la reina, restaurantes de todas las nacionalidades que te imagines como fruto de la herencia inmigrante que formó este país. Pasta casera, cocina japonesa, ceviche peruano, repostería centroeuropea, platos rusos o judíos se encuentran en la amplia oferta de restaurantes, así como cocina vasca, paellas o cocidos al mejor estilo español.

Pescado
Pero si hay un ingrediente típicamente marplatense en la mesa es el pescado y los frutos de mar. Mar del Plata es el principal puerto pesquero argentino y por aquí llegan desde las más sabrosas merluzas (que se exportan a todo el mundo) hasta los magníficos langostinos, langostas y centollas del Atlántico sur. No podemos dejar la ciudad sin llegarnos hasta el Puerto para ver la faena de las típicas lanchas de pesca costera (de brillantes colores heredados de la tradición italiana, ver foto en el post anterior) o comer en sus restaurantes y barras donde el pescado no puede ser más fresco.

Alfajor
Para darle el toque dulce a nuestro paseo, dos must marplatenses: el dulce de leche y el chocolate. El primero es el protagonista de la torta Mar del Plata (bizcocho, chocolate y dulce de leche) y de mil variantes dulces. Para disfrutar del segundo, nada como llevarse a la boca un alfajor marplatense: dos galletitas unidas por dulce de leche y bañadas con una capa de azúcar glas o en finísimo chocolate (mi preferido). Un producto que puede encontrarse ya en casi cualquier parte del mundo y que lleva el sello de calidad marplatense.

Ya con el ánimo bien alimentado, podremos salir a recorrer algunas tiendas de la Calle Güemes donde encontraremos los famosos pulóveres o sweaters de todo tipo de lanas, diseños, colores y precios. En el centro mismo de la ciudad, la calle San Martín es un paseo peatonal comercial que va desde la plaza central frente a la Catedral y hasta el mar.

Encontrarás infinidad de recuerdos para traerte. En la confianza que nos une, sugiero obviar las típicas figuras de vírgenes, leones marinos y demás realizadas con pequeños caracoles de mar o que cambian de color de acuerdo al clima. (ver) Por favor, noooooo! Ejemplo de pluralidad: la misma ciudad puede crear semejantes “productos” y dar frutos como Astor Piazzolla.

Seguimos mañana.

Vídeo | Youtube
Diario del Viajero | Copa Davis en Mar del Plata: ¿dónde?, Actividades a realizar
Más información | Mar del Plata

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio