Compartir
Publicidad

Estafas en Vietnam

Estafas en Vietnam
Guardar
0 Comentarios
Publicidad

Vietnam es un precioso país que se puede visitar en tres o cuatro semanas holgadamente y reúne alicientes culturales y rincones naturales de gran belleza. Los vietnamitas son gente educada, amable y divertida. No obstante, no podemos sonreírles por todo ya que en el tema del regateo son quizás los más expertos en toda Asia y tienen un estilo propio con los turistas que a veces ralla el límite de lo que nosotros llamamos estafa.

Iré por partes. Existe un método muy barato y popular para viajar en autocar de punta a punta del país con la posibilidad de ir parando por todos los anclajes turísticos del país. El precio el verano pasado era de 28 dólares en total. También existe la posibilidad de comprar el billete por partes. Las plazas se pueden reservar un día antes desde el lugar anterior al destino deseado, en principio...

El truco reside en que hay toda una red de hoteles camuflada en la oferta y la única parada que realiza el autocar es en las mismas puertas del hotel interesado en tus dólares. Siempre puedes coger la mochila e irte a otro lado tras evitar las pesadas recomendaciones que te ofrecen tanto los chicos que en un principio parecían ser meros conductores de autocar y los dueños del hotel. Hasta aquí no viene a ser nada nuevo en comparación con otros países. Sin embargo, si decides quedarte en uno de esos hoteles, ten en cuenta que la agencia espera que te quedes un mínimo de dos noches en cada ciudad. Si tratas de irte antes te pondrán todos los impedimentos posibles de una manera tan educada que te pondrá de los nervios. Si quieres reservar una plaza de autocar para el día siguiente a tu llegada te dirán que no te preocupes, que hay tiempo de sobra. Por la mañana te dirán que no ya no quedan plazas libres y si recorres todas las agencias de la ciudad te dirán exactamente lo mismo. Si te enfadas quizá te digan que acaba de producirse una cancelación y por el módico precio de medio billete, que ya has pagado en su totalidad anteriormente, te faciliten un asiento. No es de sorprender llegar al deseado autocar y encontrarlo medio vacío.

La solución: Aprovecharse de los precios baratos que ofrece este servicio comprando únicamente la destinación próxima. Llegados al siguiente destino, escoger otro hotel que no sea de la misma cadena y reservar los autocares desde una agencia sin decirles el nombre del sitio donde te alojas.

Más información | Lonely Planet Vietnam

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos