Compartir
Publicidad

Viajar con niños (III): en coche

Viajar con niños (III): en coche
0 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Aquí van algunas pautas para aquellos padres que, pensando en el próximo viaje en el coche con los niños, ya empiezan a sufrir.

Planear el itinerario pensando en las necesidades e intereses de los niños. Tener en cuenta que los niños necesitan descargar su energía de vez en cuando. Aprovechar las áreas de descanso que existen en muchas rutas para que ellos (y también nosotros) estiren las piernas, corran, tomen aire, coman y beban algo y así serán más fácil ganar su atención para el próximo tramo. Para ello, se recomienda hacer paradas cada 200 km de ruta recorrida. El viaje no es un rally. Debe convertirse en una buena experiencia familiar y ser el comienzo y el fin de un tiempo de relax para todos. No siempre la ruta más directa es la mejor. Habrá que tener en cuena las fechas de salida y regreso, los flujos de viajeros en uno y otro sentido. Las opciones de rutas alternativas. Y principalmente, disfrutar del camino.

No perderse una visita porque haya que desviarse unos pocos kilómetros de la ruta principal. Las vacaciones incluyen el trayecto de ida y vuelta, por lo que tómatelo con calma y aprovecha los atractivos que te irás encontrando en la ruta: las vistas de un lago, un mirador, un pueblo pintoresco, un museo regional, una visita que no figuraba en los planes, etc.

Consultar las rutas panorámicas que existen y harán más llevadero el camino.

Llevar juegos que centren la atención de los más pequeños y otros en los que puedan participar todos los integrantes de la familia. Por ejemplo: juguemos a completar una lista de nombres de animales con cada una de las letras del abecedario, el veo veo, descubrir la provincia de las matrículas, páginas para colorear, etc.

Llevar un recambio de ropa para casos de emergencia. Una bolsa plástica con el nombre de cada pequeño, que contenga un equipo completo de recambio nos sacará de más de un apuro (roturas, manchas, mojaduras, etc.)

Un viaje en coche es una buena oportunidad para estimular la lectura en nuestros hijos. Bueno, no esperemos que permanezcan leyendo 1000 kilómetros, pero un buen libro de cuentos les hará pasar un buen rato entretenidos. Y si comentamos los cuentos entre todos, se nos hará más agradable el camino sin dudas.

Hoy en día, los niños tienen muchos amigos virtuales que pueden compartir con nosotros el viaje: playstation, DVD, gameboy, etc. Eso sí, no podemos salir de casa sin nuestro peluche favorito.

Un regalo sorpresa es una buena idea para mantener a los niños estimulados unos cuantos kilómetros. Una bolsita con chuches, un globo para inflar, unos lápices de colores... Con la expectativa de obtener una sorpresa, los niños hasta podrán dejar de pelearse por un rato en el asiento trasero.

Diario del viajero | Viajar con niños (I): En avión

Diario del viajero | Viajar con niños (II): Cruceros

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio