Publicidad

Viajar con niños IV: el botiquín

Viajar con niños IV: el botiquín
1 comentario

Publicidad

Publicidad

Desde Diario del Viajero hemos tratado de aconsejar sobre las prevenciones mínimas al organizar un viaje. El botiquín ha sido protagonista de varios post (ver Consejos para armar el botiquín y Kits médicos para aventureros).

A partir de nuestra visión de viajar con niños, podemos decir que muchos de los consejos que allí se detallan, sirven perfectamente para nuestro caso. ¿No es acaso una aventura para expertos, encaramarse a un autobús/avión/tren/coche/barco con los más pequeños de la casa, las maletas, las mudas de ropa, los carritos de bebé, sus peluches favoritos, etc.?

Pero algunos elementos cobran un papel imprescindible frente a la tarea de disfrutar de las vacaciones. Es obvio que si vamos a viajar con un niño que tiene un problema específico, como asma, lo primero que tenemos que guardar son los medicamentos que utilizamos para su control, por lo que no me referiré a esos casos concretos, sino al problema en general, es decir, al botiquín mínimo para todos los niños. Debemos considerar en primer lugar la frecuencia de los problemas, por enfermedades y por síntomas. Lo más común son las infecciones respiratorias, las diarreas y las alergias, y los síntomas tales como dolor, fiebre, nauseas y vómitos, obstrucción nasal y tos.

El botiquín viajero debe ser simple, práctico, y con medicamentos que sepamos usar según la edad y el peso de los niños. Las mamás sabemos dosificar de acuerdo a nuestra experiencia y al nuestro ojo clínico, pero no olvidemos leer las instrucciones de los medicamentos.

Dolor y fiebre: El ibuprofeno es un gran aliado para calmar los síntomas hasta llegar a una consulta médica. No demoremos esta visita al médico porque la fiebre y los dolores, a veces inespecíficos, pueden ser síntomas de cuidado. En caso de dolor abdominal, podemos recurrir a un antiespasmódico.

Diarrea: En caso de diarrea, lo más recomendable es iniciar líquidos en la dieta que eviten la deshidratación, por lo que es prudente incluir en el botiquín, un sobre de suero oral

Vómitos: Los antihistamínicos en supositorios, tipo dimenhidrinato, son una buena opción

Alergias: Debe incluirse en el botiquín algún antialérgico de los muchos que hay en el mercado, ya que las reacciones alérgicas por picaduras de insectos, alimentos o medicamentos son muy frecuentes.

Dolores de oídos:Un clásico en las vacaciones familiares, y uno de los candidatos a arruinarnos un viaje en cualquier momento. Las gotas para este tipo de afecciones son imprescindibles.

Vía | Viajar tranquilo

Vía | Child Care Health

Temas

Publicidad

Comentarios cerrados

Publicidad

Publicidad

Inicio
Compartir