Publicidad

Cuba: La Habana Vieja II

Cuba: La Habana Vieja II
Sin comentarios
HOY SE HABLA DE

La Habana Vieja es, sin dudas, el centro del turismo en la capital cubana. Sus calles guardan pequeños tesoros que el viajero irá descubriendo a cada paso. Es por ello que se recomienda recorrerla a pie y evitar las excursiones multitudinarias. Claro que, los más románticos, tienen la opción de un paseo en carruaje tirado por caballos.

De esta forma, la Calle Empedrado es una de las que se desprenden de la Plaza de la Catedral y en la que se ubica la famosa Bodeguita del Medio. Este bar y restaurante es reconocido gracias a que allí se reunían famosos famosos escritores y autores. Claro que el mojito que tanto disfrutaba Ernest Hemingway es el que ha llevado a los turistas a esperar largos minutos para beber el famoso trago.

La Bodeguita del Medio

Por su parte, la Calle Obispo alberga al Banco Nacional de Cuba, al Hotel Florida, a la Droguería Johnson en la que aún perduran los frascos de medicina de cerámica sobre hermosas estanterías de madera y el Hotel Ambos Mundos donde se alojaba Ernest Hemingway y aún puede visitarse su habitación.

Otras de las calles de La Habana Vieja que vale la pena recorrer y en la que se alzan hermosos edificios son la Calle Oficios, la Calle Obrapía y la Calle Mercaderes.

Iglesia San Francisco

En tanto, la Iglesia de San Francisco (1608) se presenta como un edificio imponente que ya no funciona como tal y al que se accede pagando una entrada. Luego, caminando hacia el sudeste se encuentra la Plaza Vieja totalmente restaurada y rodeada de hermosas edificaciones.

Y si de recorrer iglesias se trata no se puede dejar de pasar por dos templos como lo son la Iglesia Parroquial del Espíritu Santo, que es la más antigua de La Habana, y la Iglesia de La Merced también dedicada a la santería.

Pero, sin dudas, en los límites de La Habana Vieja sorprende un edificio: El Capitolio. Construido hacia 1920 es una réplica del Capitolio de Washington DC y, actualmente, funcionan diferentes museos en sus distintas salas.

Y allí enfrente… el Parque Central. Con hermosas y altas palmeras este sitio se encuentra rodeado por el Gran Teatro y el hermoso Hotel Inglaterra, entre otros edificios de importancia.

Pero claro que Hemingway ha dejado más huellas en Cuba, y es que El Floridita es un llamativo bar donde el escritor también pasaba largas horas disfrutando allí de un frío daiquiri. Es famosa entonces su frase que dice: “Mi mojito en La Bodeguita, mi daiquiri en El Floridita”.

Museo de la Revolución

La Habana Vieja tiene mucho para ofrecer y para cerrar un paseo por ese sector de la ciudad, qué mejor que recorrer el Museo de la Revolución. El mismo se alza en lo que fuera el palacio de Fulgencio Batista y allí puede verse la historia cubana reciente en la que el turista no deberá esperar una mirada objetiva de los hechos.

No hay dudas, el casco histórico cubano es un lugar imperdible que se descubre a cada paso y en el que se respira historia.

En Diario del Viajero | Cuba Fotos | María Sol Rizzo

Temas

Publicidad

Comentarios cerrados

Publicidad

Publicidad

Inicio