Compartir
Publicidad
Publicidad

Curiosidades III

Curiosidades III
Guardar
0 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Aquí seguimos encontrando datos que, a veces por insólitos o pequeños, pasan sin pena ni gloria o ni aparecen en ninguna guía turística.

Los volcanes activos más altos del mundo están en Sudamérica. El volcán Ojos del Salado con 6.891 metros es el más alto (aquí lo podemos ver). Se ubica en la frontera entre Argentina y Chile. El segundo es el Cotopaxi, en Ecuador, con 5.897 metros de altitud. El volcán Chimborazo (también en este último país) es más alto pero se trata de un volcán sin actividad.

Y ya que estamos con records, sepamos que el golfo más grande del mundo es el de México. Desde el Cabo Sable (Florida, Estados Unidos) hasta el Cabo Catoche (Quintana Roo, México) tiene una costa de 4.990 kilómetros que encierra un área de 1.500.000 kilómetros cuadrados. Allí entraría cómodamente todo Colombia (1.138.910 km2) y sobraría un poquito de espacio aún.

La venta de fruta es muy peculiar en los países nórdicos: se compra por piezas sueltas, tanto en tiendas de alimentación como en establecimientos de venta de prensa, por ejemplo. Así, en Noruega se puede acudir a comprar el periódico a un Naversen (así se llama la cadena de establecimientos donde se compran sellos, prensa...) y llevarse también un plátano.

En Holanda hay aún funcionando más de 1.000 molinos originales. Muchos pueden visitarse. En ningún lugar del mundo se hallan tantos molinos como en Kinderdijk. Aproximadamente en 1740 se construyeron allí 19 sólidos molinos que aún hoy en día están en buen estado. Los molinos bombean agua de los pólderes de Alblasserwaard, los cuales se encuentran bajo el nivel del mar, tras lo cual el agua se descarga en el río Lek.

El califa Abderramán III (siglo X) construyó, por amor a su esposa Zahra, una ciudadela, Madinat al-Zahra, conocida hoy como Medina Azahara, a 7 km. de Córdoba (España), donde trasladó la espléndida corte de los califas. Esta ciudad palatina, con jardines, fuentes, piscinas... fue un recinto de ensueño. El amor, llevó a Abderramán a rodear la ciudadela de almendros con la intención de que sus flores blancas aliviaran la añoranza que sufría su esposa de las cumbres nevadas de su tierra natal.

Diario del Viajero | Curiosidades I y II

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio