Compartir
Publicidad

La muñeca chamulita: souvenir zapatista

La muñeca chamulita: souvenir zapatista
Guardar
1 Comentarios
Publicidad
Publicidad

La zona de Chiapas en México saltó a la prensa internacional en 1994 cuando un ejército popular de indígenas mayas encabezado por un misterioso personaje, de cara cubierta, pipa y fusil, apodado "Subcomandante Marcos", se levantó contra las autoridades centrales mexicanas.

Además, en Chiapas encontramos algunos de los puntos arqueológicos más famosos de la América precolombina como Palenque, Yaxchilán o Izapa.

Miles de turistas de todo el mundo se acercan a tomar contacto directo con la cultura viva de los mayas. Tan viva que han sabido adaptar una de sus costumbres ancestrales al gusto por los visitantes de llevarse algo de recuerdo a casa.

La tradicional muñeca chamulita, confeccionada en tela y que imita a escala pequeña la vestimenta tradicional de hombres y mujeres mayas de la zona, ha tomado la fisonomía de los seguidores de Marcos o zapatistas y cambiaron las faldas y estolas multicolores por el pasamontañas negro y el fusil.

Muñeca chamulita
La producción de textiles está firmemente arraigada en la tradición. Los pueblos mayas de Chiapas hilan, montan sus telares, tejen y toman sus medidas en unidades de 20, la unidad matemática de los antiguos mayas. Las telas tejidas a mano incorporan diseños transmitidos de generación en generación que preservan los mitos y la historia de las comunidades de los artistas.

En 1994 las muñecas chamulitas, que hasta entonces reflejaban la realidad del día a día de su comunidad con sus hijos a cuestas, sus coloridos atuendos, su rebaño de ovejas y burros, también se cubrieron las caras con pasamontañas negros y cambiaron las bolsas de maiz colgadas al hombro por las cintas de balas y el fusil cruzado al pecho.

Y tuvieron gran éxito comercial entre los turistas.

Tanto que hoy es posible elegir entre un vasto catálogo de opciones de muñecas: Marcos (con pipa y todo), su compañera Ramona, los soldados populares, las mujeres soldados, el obispo, los cooperantes de la Cruz Roja, el burro o el caballo del Subcomandante, un camioncito cargado de zapatistas y hasta el mismísimo "Diablo-Bush".

Una curiosa forma de sincretismo, no ya religioso pero sí cultural, entre la denuncia al "sistema" y el aprovechamiento del mismo como fuente de recursos económicos y plataforma promocional.

Y el merchandising se ha diversificado: muñequitas zapatistas de tela convertidas en llaveros, colgantes, pendientes, marcados de libros, adornos para la casa, etc. etc.

Por unos 10 a 30 dólares podremos llevarnos a casa un trocito de revolución zapatista para exponer entre los souvenirs de viaje.

Gracias Clara por acercarme a esta historia.

Más info | Turismo Chiapas Sitio oficial | Zapatista dolls ( curiosamente en inglés ), Schools for Chiapas (¡catálogo en inglés !)

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos