Compartir
Publicidad
Santa Marta de Ribarteme, la romería gallega de los no-muertos
Curiosidades del Mundo

Santa Marta de Ribarteme, la romería gallega de los no-muertos

Publicidad
Publicidad

Siempre hablamos de lo puramente turístico, pero con los tiempos que corren, muchas veces el turismo va más allá y se entremezcla con temas de fe y devoción. El Camino de Santiago es algo así, peregrinación religiosa que se ha convertido en reclamo para visitantes. Uniendo con esto vámonos otra vez a Galicia a hablar de Santa Marta de Ribarteme, la romería gallega de los no-muertos.

La romería de los muertos, el desfile de ataúdes, los muertos-vivos, de muchas maneras se conoce y es desde luego una celebración religiosa que se está convirtiendo en atracción turística. Cada 29 de julio, el pequeño municipio pontevedrés de As Neves vive un curioso cortejo fúnebre de ataúdes ocupados por vivos o vacíos. 

 

En su momento el diario británico The Guardian ya se hizo eco de la que consideraron la segunda romería más curiosa del mundo y no están exentos de razón. Las celebraciones de muerte y resurrección son habituales en Galicia, pero esta se lleva el primer lugar en devoción y extrañeza... y está pendiente de su declaración de Interés Turístico. Es el día en el que los vivos agradecen a Santa Marta, la hermana de Lázaro y patrona de los deshauciados, no haber muerto.

 

Los orígenes de la Romería se remontan a 1700, pero hay quien dice que ya existía en la Edad Media. Los fieles, los ofrecidos, agradecen a la santa no haber muerto, seguir vivos tras su intercesión cuando ya veían la fina línea que separa ambos mundos y por ello se meten por un día en un ataud del que escaparon, o procesionan junto a ellos con mortajas de tul y velas.

Este año desfilaron alrededor del Santuario cinco ofrecidos dentro de sus ataúdes, portados por sus allegados. A ellos se unieron tres féretros vacíos: dos tapados (aunque es inusual) y uno destapado. Había preparado un noveno pero su "ofrecido" no salió en el último momento.

 

La imágenen curiosa también es cómo se protegen los ocupantes de los féretros del sol, ya sea con pañuelos, abanicos o incluso portando paraguas para protegerse. Ayer fue un día poco soleado en Galicia, así que esas imágenes no fueron tan destacadas.

 

La devoción religiosa se topa con la curiosidad turística, con los que van a ver lo extraño de los muy creyentes y con los muchos periodistas también encuentras curiosos sacándose selfies subidos a las paredes del cementerio. Cada año más medios de comunicación se hacen eco de la Romería y este año, entre otros (además de los nacionales) se tenía constancia de la asistencia de la mexicana Televisa, un canal ruso y otro alemán. El New York Times le dedicó el año pasado un reportaje, con fotos de lo más explícitas.

 

Los muertos-vivos que van en los ataúdes en ocasiones no pueden aguantar la emoción y lloran o rezan al tiempo que el resto repite los responsos entre el sonido de las campanas que se mezclan con las bombas de palenque: "Virgen de Santa Marta, reina de la gloria, todo el que se te ofrece sale con victoria"  y "Virgen de Santa Marta, estrella del norte, te traemos a los que vieron la muerte".

 

Y por supuesto, como toda Romería gallega, la devoción se mezcla con la comida y la celebración. Hay ventas relacionadas con la romería, cirios con forma de miembros del cuerpo que ofreces a Santa Marta para que te los cure: cabezas, piernas, brazos... Y al lado, las rosquillas y las pulpeiras, las atracciones de feria y las carpas con churrasco.

Imágenes | Mpereiro (portada y otra), joaquingiro, ribeiroforever, el_durru, dosabrazos y javibiblio

<br>En Diario del Viajero | Zakatumba, el Festival de la Muerte en Vitoria-Gasteiz

<br>En Diario del Viajero | El Museo de la Muerte de Los Ángeles, una macabra visita

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos