Compartir
Publicidad
Publicidad

Arjeplog: centro de pruebas de coches en Laponia Sueca

Guardar
5 Comentarios
Publicidad

El pequeño y pintoresco pueblo de Arjeplog en la Laponia Sueca vive en estos meses invernales un momento de mucha actividad. Sus pocos hoteles se completan, se publican periódicos y revistas especializadas, grupos de personas se arremolinan en cafeterías y salones hablando de un mismo tema: los más modernos y poderosos coches del mercado.

En los alrededores de Arjeplog se han diseñado amplios circuitos de pruebas de las más afamadas marcas (Audi, Mercedes, Ferrari, BMW, Opel, entre otras) donde se ponen a prueba los prototipos de los que serán los nuevos modelos a lanzarse al mercado. Por las condiciones de este rincón cercano al Círculo Polar, los coches deben salvar obstáculos del terreno y las inclemencias de un invierno que sumerge esta zona en noche cerrada durante estas semanas.

Este verano pasado estuve allí y la imagen que pude ver es completamente distinta. Un pueblo apacible y silencioso en verano que se transforma en invierno en un hervidero técnico. Uno de los pocos rincones del mundo donde los hoteles se dividen por “escuderías“ ya que ingenieros, diseñadores, pilotos de prueba e invitados de cada marca bloquean las plazas de uno u otro.

Y si bien en las pocas cafeterías del pueblo pueden verse juntos compartiendo mesa a mentes creadoras de Ferrari, Opel o Masserati, lo cierto es que subyace una gran competencia. Los movimientos y modelos de las marcas están envueltos en mucho secretismo (aviones y camiones transporte cerrados a cal y canto; reuniones a puertas cerradas; ordenadores con informaciones super encriptadas) y una ley no escrita que todos los habitantes del pueblo respetan a muerte: lo que se ve en los circuitos, no sale de allí.

Al ir por las carreteras de la zona, un discreto cartel te anuncia el acceso al circuito de X marca y tu vista no alcanza a ver más allá de los grupos de pinos y abedules entre los que se pierde el camino. Algunos privilegiados mortales pueden acceder a estas instalaciones invitados por las marcas. Seguramente, los que puedan llegar a pagar lo suficiente para codearse con estas primicias a alta velocidad sobre la nieve.

Video | Youtube
En Diario del Viajero | Dormir en una cabaña sami ien Laponia

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio