Compartir
Publicidad

Barcelona Blogger Rally: recorriendo diez lugares de Barcelona a bordo de un GoCar eléctrico

Barcelona Blogger Rally: recorriendo diez lugares de Barcelona a bordo de un GoCar eléctrico
3 Comentarios
Publicidad
Publicidad

El pasado viernes 26 de abril tuvimos la oportunidad de formar parte del Barcelona Blogger Rally de hotel.info (#BCNRally), un evento que perseguía la promoción de los diez mejores lugares de la ciudad condal. Para ello, se escogieron a diez blogueros locales, entre los que me encontraba, para reportar en vivo, vía Twitter, acerca de los rincones más personales, acaso esos lugares que no siempre figuran en las guías de viaje al uso.

Para llevar a cabo esta retransmisión en directo de nuestro periplo, la compañía GoCars Barcelona puso a nuestra disposición cinco mini coches turísticos. Cada vehículo estaba representado por dos blogueros: @rosergoula y yo, @SergioParra_ formábamos parte del Equipo 4: Sants).

El resto de equipos eran los siguientes:

A tu bola
Además, a todo ello se sumó la sorpresa de que el evento sería retransmitido por el programa de televisión A tu bola de 25tv, donde también nos entrevistaron a propósito de la experiencia. Me hacía especial ilusión poder conocer en persona al presentador, que es uno de los personajes casi fijos en el programa APM (quienes lo sigáis, seguro que sabéis a qué me refiero).

Aquel viernes de finales de abril, el cielo no estaba, como es costumbre en Barcelona, lustroso y henchido de color, sino que tenía un aire crepuscular más propio de Londres. En cualquier caso, recorrer las calles de Barcelona en GoCar no revistió ningún problema, pues nos facilitaron un modelo eléctrico completamente techado (casi un huevo con ruedas futurista) que llamaba continuamente la atención de la gente: a veces, más que visitar las atracciones de la ciudad, parecía que la atracción éramos nosotros mismos. Ideal para hacer amigos. Como pasear el perro pero multiplicado por mil.

Recorrer una ciudad en GoCar tiene algo diferente, aunque en apariencia no lo parezca. Recibes tantos inputs de una Barcelona tan llena de cosas que ver que en ocasiones me descubrí a mí mismo girando la cabeza de uno a otro lado con los movimientos espasmódicos de una gallina. Sin embargo, una de las ventajas principales del GoCar eléctrico es que el motor no hace ruido, absolutamente nada de ruido, lo que permite poder charlar con tu acompañante sin que su voz te llegue ligeramente ocluida por el rumor del motor; aunque también te obliga a avisar a los paseantes con un discreto pitido bitonal para que se aparten a tu paso.

GoCar Eléctrico
La mayor ventaja de todas, sin embargo, es que estos vehículos, a pesar de tener el aspecto de coche ovoide, poseen el estatus de motocicleta, de modo que puedes estacionarlos gratuitamente en los aparcamientos de motos. Estacionar justo en la puerta de muchos de los lugares a los que fuimos, si nos referimos a una ciudad como Barcelona, donde el aparcamiento es escaso y caro, es el equivalente a contemplar cómo se abren las aguas del Mar Rojo al paso de Moisés. O algo así.

Los lugares que decidimos visitar los escogimos, a medias, entre Roser y yo, así que ella me enseñó una parte de Barcelona que desconocía, y viceversa: la ciudad tiene tanto que enseñar que difícilmente puedes dejar de asombrarte con cada nuevo descubrimiento. Usábamos el móvil como GPS, mientras twitteábamos todo cuanto veíamos, hacíamos fotos, intentábamos conocernos un poco más y avisábamos con el bip-bip bitonal a los peatones. Para matarse, lo sé. Pero fue divertidísimo. Sobre todo cuando entrábamos en algún local, sin apenas hablarnos, y, como dos autistas, pedíamos alguna especialidad, la engullíamos rápida y silenciosamente, y twitteábamos y fotografiábamos la experiencia para que nuestros seguidores pudieran participar en aquel viaje. Aunque fuera vicariamente.

El recorrido fue tal que así:

  • Teranga: es un recóndito restaurante africano situado en un subsótano de la calle de la Nau, 3. Además de su plato estrella, el mafe, mientras coméis podéis también contemplar restos arqueológicos bajo el suelo transparente. Descubrir este pequeño lugar fue como descubrir un diamante en fruto (no, mejor: perfectamente pulido y facetado). Sin embargo, no teníamos tiempo de ponernos a cenar: lo dejamos para otro día. Quién sabe, quizá nos encontramos por allí algún día.
  • Teranga

  • Can Peixano: aquí se come de pie, apretujado, tratando de reclamar la atención del atareado camarero a gritos. Todos tratando de cazar bocatas al vuelo. Con ese aire de caos o selección darwinista tan propia de los pueblos latinos que, sin embargo, supondría una invitación a los disturbios en latitudes nórdicas. No apto para claustrofóbicos, quedáis avisados, pues el aspecto general recuerda al de una caverna de cuya techumbre cuelgan sudorosos jamones y otros embutidos. Con todo, los bocatas redondos, grasientos, deliciosos valen mucho la pena. Eso sí: no son aptos para los obsesos de la salud cardiovascular, ni para los que aspiran a esa delgadez que permite tocar las costillas como si fuera un xilofón. También cabe mencionar el vino espumoso que aquí se sirve, Can Peixano, elaborado por el propio restaurante, que es el acompañante ideal de un lomo con queso o, incluso, combinaciones más atrevidas, como lomo, pimiento y foie. Lo tenéis en calle Reina Cristina, 7. Si vuestros triglicéridos os lo permiten, claro.
  • Can Peixano

  • Cova fumada: las mejores bombas de la ciudad. Están tan deliciosas que si el pundonor me lo permitiera no dudaría en acercarme la bomba entera hasta la boca, como un pequeño planeta en órbita de colisión, y ñam, engullida de un bocado. Siempre hay parroquianos en la puerta esperando su turno para una mesa, a todas horas, pero vale la pena tener paciencia: además, a veces los camareros van sacando tapas y bebidas para que la gente vaya haciendo hueco. El lugar resulta especialmente pintoresco, pues casi parece que te hayas trasladado al típico bar andaluz de mediados de siglo. Lo tenéis en calle Baluart, 56. Nosotros, oh, milagro, conseguimos entrar y disputarnos un par de bombas. A la prueba fotográfica me remito:
  • Bombas

  • Escultura de Estel Ferit: situada en la playa de la Barceloneta, es una curiosa escultura formada por cuatro cubos desencajados. La obra es de Rebecca Horn.
  • Estel Ferit

  • Silueta deltoide del Hotel Vela: El Hotel W Barcelona, también conocido popularmente como hotel vela, es un edificio que alcanza una altura de 99m. Su silueta en forma de vela ya se ha convertido en todo un icono de la ciudad.
  • Hotel Vela

  • Rambla del Poblenou: esta rambla se está poniendo muy de moda por su tranquilidad y ambiente local. Un remanso de paz para tomarse una de las mejores horchatas de la ciudad, frente al Casino, en el El Tío Che.
  • horchata

  • Arco del triunfo: diseñado por el arquitecto Josep Vilaseca i Casanovas como entrada principal a la Exposición Universal de Barcelona de 1888, está situado entre el paseo Lluís Companys y el paseo de San Juan. El monumento ha sido empleado como meta en alguna ocasión para algunas de las carreras populares más importantes de la ciudad.
  • Arco del triunfo

  • Gigamesh: centro neurálgico de la cultura más geek, nerd, freak y términos asociados. El dueño de esta librería también es el creador de la Editorial Gigamesh, la responsable de traducir al español Juego de Tronos, cuando Juego de Tronos todavía no lo conocía ni el Tato. Si aquí no encontráis el libro de fantasía o ciencia ficción que andáis buscando, dejad de buscar.
  • Gigamesh

  • El punto final de nuestro recorrido era compartido por los diez bloggers participantes: una cena en el Passatge, el restaurante del Hotel Murmuri, en plena Rambla de Catalunya.
  • elPassatge

    Describir el Passatge, con todo su lujo y oropel, se me hace un mundo. De hecho, describirlo como un simple restaurante sería tan injusto como describir la belleza de unos ojos tal que así: blanco, marrón y negro, de fuera a adentro. El Passatge es esa clase de lugares en los que no puedes evitar el andar con cierta elegancia versallesca, a lo cual contribuye sobremanera la atención y hospitalidad exquisitas de su personal. Bueno, quizá exagero un poco porque soy muy impresionable (no en la atención del personal, sino en lo otro): el restaurante está diseñado para ser confortable y cálido, y además, al mediodía, ofrecen un menú muy asequible para el bolsillo medio. El resto de atraer a comensales que no estén hospedados en un restaurante de hotel es una tarea difícil, pero estoy convencido de que lo irán consiguiendo a poco que se descubran alguno de sus platos.

    Para nosotros prepararon una serie de platos pequeños para compartir, a fin de que tuviéramos la oportunidad de probar el máximo de especialidades posibles. Sin duda, el plato estrella fueron las bravas elPassatge, que tenían tal cantidad de ingredientes y detalles en su preparación que la memoria no me permite reproducirlos (y el chef responsable, que tuvo la amabilidad de detallarnos el proceso, seguro que prefiere que mantengamos el secreto). También probamos una ensalada de ventresca, jamón ibérico con pan con tomate (estamos en Cataluña, of course), mejillones con mantequilla de hierbas al vapor, un surtido de croquetas de jamón, sobrasada, espinacas y bacalao… y el postre.

    bravas

    El postre merece un renglón aparte. Junto a las bravas, mi parte favorita de la cena. Era una verrine de frutos rojos y crumble. Capas y más capas en un vaso. Capas que descubrían nuevos sabores. ¡Incluso una de las capas estaba compuesta de Peta Zetas! Aún lloro cuando lo recuerdo. Fue como excavar vía paladar los diferentes estratos de un planeta dulce, nada que ver con aquello tan aburrido del núcleo, nife, corteza y demás que nos enseñaron en el colegio.

    Finalmente, pasamos al bar, donde nos ofrecieron barra libre durante dos horas, lo que nos permitió departir un poco más y conocernos entre nosotros. Como en toda reunión social de este estilo, los presentes gravitaban en un complejo sistema de grupos concéntricos y grupos meta-adyacentes. Lo típico, vaya. Lo que sí recomiendo vivamente es el mojito sin alcohol (al que se le ha añadido, en sustitución, zumo de manzana). Al poco de dejar probarlo a otros bloggers, estos no tardaron en pedir uno. Sin duda uno de los descubrimientos de la noche.

    cena
    Y con eso me quedo, con el sabor del mojito, el postre y todos sus estratos, las bravas preparadas con suma meticulosidad, la horchata de Poble Nou, las bombas de la Cova Fumada, el friquismo de Gigamesh, el cielo crepuscular que a punto estuvo de romperse en lluvia, el GoCar silencioso y ovoide, la buena compañía de Roser, y el haber conocido a personas tan, tan majas, desde mis compañeros de la blogosfera viajera hasta los responsables de hotel.info, GoCar Barcelona y el restaurante El Passatge del hotel Murmuri, que siempre velaron por nuestra comodidad y estuvieron abiertos a nuestras sugerencias. Y, por encima de todos ellos, agradezco a Rodney Pérez por haberme permitido vivir esta experiencia, y por haberme dejado verle conducir un GoCar pertrechado con un casco vikingo de un solo cuerno en la cabeza. Seguro que me costará olvidarlo. Como todo lo demás.

    Temas
    Publicidad
    Comentarios cerrados
    Publicidad
    Publicidad
    Inicio