Compartir
Publicidad
Publicidad

El cementerio octogonal de Sayalonga

Compartir

Guardar
1 Comentarios
Publicidad

En estos días se habla mucho de difuntos, Halloween y las múltiples formas de conmemorar a los muertos en todo el mundo. En la provincia de Málaga, en la comarca de la Axarquía se encuentra un lugar singular: el cementerio octogonal de Sayalonga.

Hablamos de un pequeño y típico pueblo blanco de la serranía malagueña a unos 40 kilómetros de Málaga y su aeropuerto internacional, que vive con las tradiciones de siglos a flor de piel. Se encuentra a tan sólo 9 kilómetros de la Costa del Sol, a unos 350 metros de altura y en plena ruta del Sol y Vino de la comarca. Sus poco más de 1.500 habitantes saben que su cementerio es especial, es el único conocido de forma casi circular y en el que los nichos se ubican con la misma disposición de un panal de abejas.

En una ocasión estuve por allí y me traje de recuerdo unas espectaculares vistas del Mediterráneo desde la falda de la sierra, sus callecitas encaladas y los magníficos árboles de jacarandá en flor: una sinfonía de azules y blancos. A un paso del "centro" se llega a este pequeño cementerio que por su peculiaridad, es lugar de visita.

Sayalonga tiene raíces romanas y pasado árabe, y todo ello se ve en los perfiles de sus casas y plazas. Y si te asomas al paisaje, verás las terrazas acodadas a las laderas de la Sierra de Almijara tapizadas de viñas, olivos y almedros. Desde el pueblo es muy sencillo llegar al Parque Natural de las Sierra de tejeda, Almijara y Alhama para disfrutar de la naturaleza y actividades entre las alturas de Málaga y las de Sierra Nevada, en Granada. Y siempre, te puedes escapar en pocos minutos a la costa donde aún en pleno invierno los paisajes y el sol te completará una escapada llena de vida (sí, incluyendo la visita al enigmático cementerio de Sayalonga).

En Diario del Viajero | 6 cementerios para visitar mientras estés vivo

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio