Publicidad

El mirador del Risco de Famara, un balcón al océano en Lanzarote
España

El mirador del Risco de Famara, un balcón al océano en Lanzarote

Publicidad

Publicidad

En lo alto de una abrupta muralla natural, el Mirador del Risco de Famara se sitúa en el extremo noroeste de la isla de Lanzarote, constituyendo uno de los mejores balcones al océano en esta tierra volcánica que nos deja tantos rincones inolvidables.

Muy cerca del Mirador del Río, con una de las vistas más espectaculares de Lanzarote, está este mirador siguiendo la carretera, ya que bordea la costa, en primera línea de mar pero desde la altura, a unos 480 metros. ¡Con unas vistas de vértigo!

Nos situamos en lo alto de un majestuoso acantilado dentro del área conocida como "el Bosquecillo", acondicionada para la parada, con un merendero, bancos, zona de barbacoa, juegos infantiles...

El Bosquecillo es una zona recreativa familiar que forma uno de los mejores balcones del esta zona de Lanzarote. Eso sí, no esperes encontrar un bosque, ya que a pesar de su nombre solo hay arbustos autóctonos y algún árbol.

En realidad, no buscamos sombra. Pero sí un día despejado para poder apreciar las vistas. Desde aquí la panorámica es fabulosa, con la playa de Famara a los pies, los caprichos geológicos del risco, suma de coladas lávicas modeladas por el tiempo, el océano rompiente y el Archipiélago Chinijo, con la "nueva" isla La Graciosa al norte, junto a Montaña Clara y Alegranza.

Playa Famara Lanzarote

En el interior de Lanzarote quedan el valle de las mil palmeras de Haría y el volcán de La Corona, donde también tuve la suerte de asomarme hace algunos años, al oeste las dunas móviles del Jable...

La famosa viajera inglesa Olivia Stone visitó Lanzarote a finales del siglo XIX y quedó fascinada con este mirador del risco de la Famara, fundida con la naturaleza:

Rara vez he visto algo más bello que estas escarpadas rocas de color gris, rojo y pardo, rodeadas de azul. Si se las observa por separado, no hay nada en estas islas, desnudas y sin árboles, que suscite admiración, pero lo que les da su belleza hay que verlo para admirarlo. Es el maravilloso colorido, el cielo azul con nubes aborregadas, y estos islotes escarpados, de vivos colores y desiertos, engarzados como piedras preciosas en un mar turquesa.

El Risco de Famara ocupa casi todo el norte isleño, es muy abrupto en la cara que da al mar, donde se alza formando acantilados bastante áridos. Hay diferentes rutas de senderismo que lo atraviesan y precisamente el ascenso que va de Haría al mirador está considerado como una de las mejores rutas de senderismo en la isla.

Recuerda escoger bien el día para asomarte al mirador, ya que si está nublado no se aprecian las vistas. ¡Y ojo con los días de viento, que son muchos!

Precisamente los alisios continuos convierte a esta zona de Lanzarote en idónea para el vuelo y la práctica de deportes como el parapente. Desde el risco de la Famara muchos se aventuran a recorrer el precipicio hacia el mirador Del Río y con aterrizaje en la playa de Famara.

Para llegar al mirador del risco de la Famara en Lanzarote podemos acceder en coche por la sinuosa carretera que une Haría y Teguise. El Bosquecillo está cerca del Mirador Del Río con la obra de César Manrique y es una alternativa gratuita. Si dispones de tiempo y te gusta el senderismo, puedes hacer la excursión desde Haría.

Bosquecillo Lanzarote Famara

Fotos | Roberto Steinert (1), (2) y (3) en Flickr-CC
Más información | Lanzarote3

Temas

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Inicio
Compartir