Compartir
Publicidad

Rabanal del Camino

Rabanal del Camino
Guardar
2 Comentarios
Publicidad

Es una lástima ver cómo hay pueblos que, por emigración hacia las ciudades, van siendo abandonados por sus habitantes hasta el punto de ser casi pueblos fantasmas. Rabanal del Camino, un pequeño pueblo de la provincia de León, podría ser un ejemplo de esto, aunque está recibiendo un empujón que le está dejando sobrevivir.

Este empujón es, para Rabanal, el Camino de Santiago, que hace que pasen por él muchos peregrinos y le den vida al lugar. Resulta impresionante que un pueblo de unos 10 habitantes (contando sólo los que permanecen ahí todo el año, según me contó una mujer que vive allí), tenga tres albergues de peregrinos: uno municipal, uno privado y otro de una asociación inglesa. Y es que esta localidad, en donde tuvieron gran influencia los maragatos, basa su actividad económica en los viajeros que llegan gracias al Camino de Santiago, ya que aquí concluye la etapa que empieza en Astorga (a unos 22 kilómetros).

Obviamente, no es que lo del Camino sea algo nuevo, sino que Rabanal del Camino ha estado desde la antigüedad ligada a la historia de esta peregrinación. Pero sí que cobra ahora gran importancia para sus habitantes, puesto que es probablemente la razón por la cual el pueblo no está completamente abandonado.

El día que yo llegué, el 14 de septiembre, justo celebraban la fiesta del Cristo. Fue por eso que parecía que el lugar tenía más vida, porque había venido gente de fuera y en la plaza había un hombre tocando música mientras la gente del pueblo bailaba el baile típico (en ese momento, no serían más de veinte personas las que había, casi todos mayores). Nos acercamos y nos invitaron (bueno, podría decir que casi nos obligaron...) a bailar con ellos.

La gente muy hospitalaria, nos llevaron con ellos hasta el bar para invitarnos un vaso de vino y después una señora nos hizo un recorrido por el pueblo, contándonos un poco de la historia y dejando caer, por cada casa que pasábamos, "estos están en Madrid..." o "estos están en Tarragona...". Esta mujer incluso nos llevó hasta su casa para mostrárnosla. Me quedé impresionada con tanta hospitalidad.

Pues, lo que decía, que es una pena que pueblos como ese estén casi deshabitados.

Foto | Flick de Livia! En Diario del Viajero | Preparación para el Camino de Santiago En Diario del Viajero | Pueblo fantasma del Pirineo Catalán

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio