Publicidad

Andorra: mucho más que compras

Andorra: mucho más que compras
Sin comentarios

Publicidad

Publicidad

Un pequeño principado de poco más de 450 km2 y unos 66.000 habitantes, incrustado en los Pirineos, entre España y Francia. Andorra siempre cercana para unos y otros, nos ofrece muchas opciones más allá de las más habituales: su nieve y sus compras.

Las parroquias en que se divide el territorio andorrano nos ofrecen muchos lugares interesantes para visitar. Entre ellos:

Andorra La Vella es la capital del Principado de Andorra y la parroquia con mayor población. Sugerimos aquí visitar la Casa de la Vall, la iglesia de San Esteban, el barrio antiguo, la plaza del Poble o el Parque Central, situados en el centro, además de las iglesias de Santa Coloma y Sant Andreu, el castillo de Sant Vicenç d'Enclar, el puente de la Margineda o los circuitos a pie del Rec de l'Obac y del Solà.

Canillo : Esta parroquia está formada por los pueblos de Canillo, Soldeu, el Tarter, Sant Pere, Ransol, els Plans, l'Aldosa, el Vilar, el Forn, Prats, Meritxell y Molleres. Algunos de los puntos más destacados son el Santuario de Meritxell, patrona del Principado, el Palacio de hielo de Andorra y la iglesia románica de Sant Joan de Caselles. Cabe destacar su extensa área de bosques entre los que encontramos el valle de Ransol y de Incles, con zonas de recreo y la estación de esquí de Soldeu-el Tarter.

Encamp: Engloba las poblaciones de Encamp, Vila y el Pas de la Casa. Sus montañas acogen las pistas de esquí de Grau Roig y del Pas de la Casa además de numerosos lagos entre los que destacan los de l'Illa y Montmalús. Podemos visitar la iglesia de Sant Miquel de la Mosquera, situada en el centro del pueblo y la iglesia de Santa Eulàlia, con el campanario más alto de Andorra. El pueblo de Les Bons conserva todavía una fortificación de los siglos XI y XII y la capilla de Sant Romà. Ordino: Las poblaciones que forman esta parroquia son: Ansalonga, Sornàs, La Cortinada, Llorts, El Serrat, Segudet y Ordino. Recomendamos: el Auditorio Nacional, la estación de esquí de Ordino-Arcalís, la Casa Museo d'Areny Plandolit, y en la Cortinada, la iglesia románica de Sant Martí, con interesantes frescos en el interior.

La Massana: Está situada al noroeste del Principado. Posee grandes extensiones de bosque como los de Pal, Jou y Padern. Precisamente en estas zonas encontramos las estaciones de esquí de Pal y Arinsal. Forman esta parroquia: Pal, Arinsal, Anyós, Erts, Sispony, l'Aldosa, La Massana y Escàs. El pico más alto, el Coma Pedrosa de 2.942 metros, se encuentra aquí. Como visita recomendada cabe destacar el museo Casa Rull en Sispony.

Sant Julià de Loira: Es la primera parroquia que se encuentra después de la frontera hispano-andorrana. Está formada por las poblaciones de Sant Julià de Lòria, Bixessarri, Aixàs, Aixovall, Certers, Llumeneres, Nagol, Aixirivall, Aubinyà, Juberri y Fontaneda. También se pueden hacer excursiones a los bosques de la Peguera y de la Rabassa donde se encuentran las pistas de esquí nórdico. Otra visita obligada es el Santuario de la Virgen de Canòlich.

Escaldes-Engordany: Recibe su nombre de las aguas termales que todavía hoy continúan fluyendo de sus fuentes a temperaturas superiores a los 60º. Entre las visitas recomendadas cabe destacar las iglesias románicas de Sant Romà dels Vilars y de Sant Miquel d'Engolasters. Esta parroquia cobra protagonismo cada año durante el Festival Colores de Música, durante el verano. Aquí se encuentra, además, el mayor centro termolúdico del sur de Europa, Caldea con 25.000 m2 a disposición del visitante para relajarse y divertirse en beneficio de su salud. Un encuentro con el agua en todas sus formas, desde el agua vaporizada hasta el hielo, y sus diferentes aplicaciones según diferentes culturas, desde la romana a la japonesa.

Vía | Turismo de Andorra

Temas

Publicidad

Comentarios cerrados

Publicidad

Publicidad

Inicio

Explora en nuestros medios