Compartir
Publicidad

Año de Kafka en Praga

Año de Kafka en Praga
1 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Estamos iniciando el "Año de Kafka" ya que el pasado día 3 de julio se cumplieron 130 años de su nacimiento en Praga, cuando esta ciudad estaba dentro de los dominios del Imperio Autro-húngaro. Es una buena oportunidad para seguir sus pasos por esta capital.

Es curioso que a pesar de que en sus novelas y cuentos, Kafka no nombra los lugares que describe, salvo en contadas ocasiones, Praga tiene una fuerte presencia en toda su obra, a veces como ciudad imaginaria. Debido a que los Kafka se mudaban con frecuencia y a pesar de que lo hacían solo a unas pocas casas de distancia, las huellas de Franz Kafka pueden encontrarse casi a cada paso en la Ciudad Vieja, principalmente en los alrededores de la Plaza de la Ciudad Vieja.

Hace un tiempo nuestra compañera Eva estuvo de visita allí, persiguiendo la historia del escritor, y nos dejó sus sugerencias para realizar la ruta de Kafka por Praga. La misma pasa por algunas de las residencias donde la familia Kafka vivió en algún periodo y otros puntos interesantes de al vida y obra del escritos.

Su casa natal, U věže (junto a la torre), fue levantada en la esquina de las calles Maiselova y Kaprova aunque las tareas de remodelación de la ciudad de finales del siglo XIX, sólo dejaron en pie el portal de piedra original, al que ahora hace alusión solo una placa conmemorativa.

Entre los años 1889-1896, los Kafka vivían en la encantadora Casa del Minuto, casa con una bella decoración esgrafiada, muy cerca del Ayuntamiento de la Ciudad Vieja. Es pequeño Franz estudiaba en el cercano instituto alemán, en el actual Palacio de los Kinsky. Su padre, Hermann Kafka, tenía una mercería en la planta baja del mismo edificio. El palacio alberga hoy la Galería Nacional.

En el número 22 del Callejón de Oro (Zlatá ulička), se encuentra la casa que pertenecía a su hermana, y que Kafka utilizaba en ocasiones como refugio para huir del movimiento del centro de Praga y poder concentrarse en la escritura. Otro punto obligado de la visita es el barrio Malá Strana, el Castillo de Praga y el museo Franz Kafka.

En 1917, el escritor enfermó de tuberculosis pulmonar, y pasó los últimos años de su vida en casas de convalecencia e instituciones médicas. Murió en una de ellas en Kierling, Austria. Sus restos descansan en un panteón familiar del Nuevo Cementerio Judío de Praga-Strašnice.

A partir de aquí, recomendamos entonces releer el post de Eva y seguir los pasos de Kafka por "su" Praga para honrarle en su aniversario.

Foto | Il conte di Luna En Diario del Viajero | Mas sobre turismo y rutas de escritores

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio