Compartir
Publicidad
Publicidad

Bolonia: Santuario de Nuestra Señora de San Luca

Bolonia: Santuario de Nuestra Señora de San Luca
Guardar
0 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Una de las características que mas nos llama la atención cuando caminamos por Bolonia son sus calles porticadas. Cuenta con la mayor extensión de aceras cubiertas que llegan a mas de 35 kilómetros en total. Un sólo paseo nos lleva entre sus 666 arcos a lo largo de 3 kilómetros y medio hasta la cima de la colina donde se ubica el Santuario de Nuestra Señora de San Luca.

Sobre esta colina, la historia nos cuenta que vino a recluirse una mujer con vocación de eremita a finales del siglo XII. La iglesia local se opuso a ella quien defendió su derecho de recluirse allí... y de recaudar las donaciones de quienes iban a la colina en peregrinación para ver la imagen de una Madonna que supuestamente había llevado hasta allí un peregrino desde Santa Sofía en la actual Estambul. Curiosa situación que llevó a una lucha entre esta mujer y una orden local, con intervención de dos papas quienes finalmente le dieron los derechos a ella.

El Santuario comenzó a construirse en el año 1194 aunque sufrió grandes transformaciones a lo largo de los siglos. Una de las mas importantes se llevó a cabo después de un "milagro", cuando la imagen de la Madonna en procesión "logró" detener las lluvias que estaban inundando la comarca y estropeando las cosechas, en 1433. En agradecimiento, se amplió el Santuario y se lo embelleció siguiendo las líneas del momento.

Hoy el barroco domina el Santuario que congrega a miles de visitantes cada año, tras sucesivas modificaciones especialmente desde finales del siglo XVIII y principios del XIX. En el siglo XVII se construye el largo Pórtico de San Luca para proteger de las inclemencias del tiempo a los peregrinos que subían a la colina. Son 3,78 km de largo, 666 arcos y 15 capillas que escalonan el ascenso.

La gran celebración de la Madonna comienza con el descenso de la imagen el sábado que precede el quinto

bolonia
domingo después de Pascua. El ícono es llevado a Bolonia a través del pórtico de San Luca por una procesión de fieles y, pasando por las calles del centro, llega a la catedral acompañado por el doblar de las campanas ubicadas en los campanarios cercanos al cortejo. El miércoles anterior a la Ascensión, la imagen es portada en procesión a la basílica de San Petronio, desde cuya explanada se imparte desde 1588 una solemne bendición a la ciudad. Luego de permanecer por una semana, la venerada es acompañada de al vuelta el día de la Ascensión. (Wikipedia)

El objeto de tanta veneración es un pequeño ícono que muestra a la Madonna y el Niño pintado en el siglo XII o XIII, pero bajo el cual se esconde otra Madonna con un par de siglos más de antigüedad. Desde mediados del siglo XVII la tabla se encuentra cubierta por una lámina de plata grabada que apenas deja observar la cara de ambas figuras.

Si vas a Bolonia, no dejes de pasar por el Santuario de Nuestra Señora de San Luca. Prepárate a subir, porque vale la pena. Pero ten en cuenta que la cuesta es larga y pronunciada, tanto que ha merecido ser etapa del Giro d'Italia en cuatro ocasiones.

Foto | Donato Accogli y Wikipedia En Diario del Viajero | Cómo llegar del aeropuerto de Bolonia al centro de la ciudad

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio