Compartir
Publicidad
Publicidad

Conduciendo sobre el mar en Estonia

Conduciendo sobre el mar en Estonia
Guardar
1 Comentarios
Publicidad
Publicidad

En los países mediterráneos nos cuesta entender que hay latitudes en las que el mar realmente se congela en invierno y es posible conducir sobre el mar helado. Pero lo cierto es que cada invierno en Estonia se abren unas cuantas carreteras sobre el hielo durante varias semanas (dependiendo de la crudeza del invierno en cuestión).

Estonia tiene cerca de 1500 islas e islotes, algunas de ellas demasiado cerca entre sí (o de la costa) como para que las aguas sean muy profundas. En ese caso, en los fríos inviernos bálticos el agua se hiela pronto y conducir sobre el mar es relativamente seguro siempre que se tomen las debidas precauciones.

Las carreteras sobre el hielo son uno de los atractivos más exóticos del país durante el invierno, pero en general sólo los locales se atreven a manejar su coche sobre una pista tan resbaladiza. Aunque las carreteras sólo se abren si se cumplen estrictas condiciones, el riesgo de salirse de la vía existe.

Para empezar, sólo se permite entrar en estas carreteras si hay luz solar. Los coches deben entrar en intervalos de al menos 3 minutos entre ellos, y mantener una distancia mínima de 250 metros. El peso máximo de los vehículos debe ser dos toneladas.

Medidas de seguridad en las carreteras heladas

Una vez dentro, no se permite parar. La velocidad debe estar entre 10 y 25 kilómetros por hora, o bien entre 40 y 70. El rango entre 25 y 40 es peligroso por la posibilidad de crear resonancias que agrieten el hielo. Se debe conducir sin cinturón de seguridad, para facilitar el rescate si hay algún problema.

Las carreteras sobre hielo de Estonia unen la zona continental con las islas de Hiiuma, Vormsi, Kihnu y Piirissaar, además existe un enlace entre Hiiumaa y Saaremaa (las dos islas más grandes del país) y otra carretera entre la ciudad playera de Haapsalu y Noarootsi, cruzando una bahía. Otros países europeos con carreteras heladas son Finlandia, Noruega, Suecia y Rusia.

Las fotos del artículo son de mi amigo João (uno de los pocos portugueses que reside permanentemente en Estonia) y fueron tomadas hace un par de semanas. Como veis el invierno se resiste a abandonar estas latitudes. Aquí debajo os dejo el vídeo que grabó mientras su novia conducía entre Haapsalu y Noarootsi, para que os hagáis una idea de cómo es conducir sobre el mar helado.

Imágenes y vídeo | João Rei En Diario del Viajero | Estonia

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos