Publicidad

Dónde ver las estrellas si viajas a Londres

Dónde ver las estrellas si viajas a Londres
Sin comentarios

Publicidad

Publicidad

Londres es una ciudad que me fascina, aunque tenga algunas cosas que me sacan de quicio, como ya os expliqué ampliamente en Cinco cosas que no soporto de Londres.

Sobre todo me fascina porque en Londres puedes encontrar de todo, y eso incluye las cosas más raras del mundo, desde una tienda para monstruos hasta un lugar para contemplar las estrellas, a pesar de que Londres no se caracteriza precisamente por tener un cielo limpio (bien que han mejorado mucho desde el advenimiento de la Revolución Industrial y la mefítica niebla con la que inundaba la ciudad). Además, en Londres llueve abundantemente, o sea, que hay muchas nubes. ¿Entonces?

l
Pues a pesar de todo, existe un lugar para reunirse con otras personas que aspiran a ver estrellas en el cielo. Ese lugar está en Regent´s Park, que uno de los parques reales de Londres, y está en la zona norte del centro de la ciudad, parte en la Ciudad de Westminster y parte en el municipio de Camden. Podéis acudir a él la noche del último miércoles de cada mes. El punto de encuentro es el Hub, un pabellón deportivo de alta tecnología que recuerda a un platillo volante extraterrestre (un lugar muy propicio para contemplar el universo, como veis).

El Hub es un centro comunitario multi-deporte con cafetería incluida, muy popular para llevar a cabo actividades deportivas. Sea cual sea vuestra edad o capacidades, el Regent Park Hub es idóneo para hacer ejercicio al aire libre. O para mirar el cielo.

lk
El colectivo que se encuentra aquí para contemplar la bóveda celeste son los Astrónomos Irregulares de Baker Street (¿pilláis la alusión a los Irregulares de Sherlock Holmes?). Algunos vienen a ojo limpio, otros con prismáticos, otros con telescopios enormes. Porque, además de contemplar el cielo, estos entusiastas observadores urbanos de estrellas, también disfrutan reuniéndose y charlando sobre el universo.

Tal y como lo explica Ben Miller en su libro No hace falta ser Einstein:

Una fiesta de estrellas, que es como la denominamos los del oficio, es una excelente manera de entrar en contacto con el firmamento; uno no solo tiene a su disposición a los expertos para que le indiquen hacia dónde mirar, sino que hay una gran camaradería para compensar la inevitable y estremecedora angustia existencial que asalta a todo astrónomo aficionado.

Obviamente, los mejores enclaves para contemplar un cielo nocturno no se encuentran en las grandes ciudades como Londres, sino en lugares como Hawai, Chile y las islas Canarias, donde no sólo hace mejor tiempo, sino que disponen de montañas para elevar el instrumental todo lo posible y así minimizar el emborronamiento de la luz de las estrellas causado por la atmósfera. Pero verlo todo desde Londres, no sé, debe de tener también su gracia.

Y es que al levantar la mirada hacia el firmamento estrellado, uno advierte con honda trepidación que el mundo es sólo una brizna de hierba o un grano de polvo vagando por un inmenso cosmos. Pero eso lo explica mejor que yo Natalie Angier en su libro El canon:

De los siete pecados capitales, tal vez sea el orgullo el que disponga del menú más variado de antídotos. ¿Necesitamos una rápida infusión de humildad? Basta con que subamos a un promontorio panorámico de nuestra cordillera favorita y echemos un vistazo sobre el vasto acordeón de cachemira del paisaje terrestre, los pliegues que se hinchan y deshinchan silenciosamente hacia el lejano horizonte, sin dignarse siquiera a despreciarnos. O bien, intentémoslo con el cuenco estrellado del cielo del desierto y tengamos en cuenta que, por numerosísimo que nos parezca el proscenio que tenemos sobre nuestras cabezas, estamos contemplando a simple vista sólo unas 2.500 estrellas, de los 300.000 millones que pueblan nuestra Vía Láctea, y que tal vez existen otros 100.000 millones de galaxias en el Universo, más allá de nuestra vista.

Fotos | Wikipedia En Diario del viajero | Londres secreta: esos datos curiosos para viajeros ídem | Londres: descúbrela en una panorámica esférica de 320 Gigapíxeles

Temas

Publicidad

Comentarios cerrados

Publicidad

Publicidad

Inicio
Compartir