Publicidad

El Palacio del Pueblo, de Bucarest

El Palacio del Pueblo, de Bucarest
Sin comentarios

Publicidad

Publicidad

Es incómodo ser visitante en un lugar que sabes que se ha ganado el odio de sus vecinos. Sucede en muchos sitios y si bien es un atractivo más para quien viene de afuera, debemos considerar y tener en cuenta el significado que tiene para los habitantes de esa ciudad. Y respetar ese sentimiento. Aunque nuestros ojos "extranjeros" quieran verlo todo. este es el caso del Palacio del Pueblo de Bucarest.

Se trata de la sede actual del Parlamento y del Tribunal Constitucional nacionales, en la calle 13 de Septiembre. Este enorme edificio es el símbolo más ampuloso y exhibicionista del poder del antiguo dictador rumano Nicolae Ceaucescu. Algunos de vosotros le recordarán: fue derrocado en la Navidad de 1989 después de 32 años de gobierno con mano de hierro, procesado en un juicio que fue emitido por televisión y ejecutado junto a su mujer.

La historia de este "Palacio" comienza con un terremoto que asoló Bucarest en 1977 dejando esta parte de la ciudad absolutamente destrozada. Ceaucescu vio la oportunidad y en lugar de volver a poner en pie su ciudad, terminó de derribar casas, iglesias, sinagogas, monasterios, hospitales y escuelas, desplazó a sus habitantes y dispuso entonces de una enorme superficie para su proyecto mimado.

El Palacio del Pueblo fue pensado como el gran legado y tributo a la persona de Ceaucesu: 315.000 metros cuadrados, doce plantas, miles de salas y salones, un refugio anti-nuclear, etc. Tal vez uno de los puntos mas llamativamente ostentosos es la Galería de Honor: 150 metros de largo por 18 de ancho.

El sueño megalómano no se acaba en el edificio: la avenida principal que lleva al Palacio lleva el nombre de "Victoria del Socialismo". Con aguda ironía los habitantes de Bucarest le han cambiado el nombre: "Victoria contra los rumanos" haciendo referencia al régimen de terror y hambre al que fueran sometidos por el gobernante, y al sufrimiento de las miles de personas que se ocuparon de la construcción en condiciones durísimas.

Al momento de la caída de Ceaucesu la obra estaba inacabada y se planteaba el futuro del Palacio. Algunos pedían su demolición, otros pretendían convertirlo en un casino o enterrarlo formando una montaña artificial. Con el tiempo se decidió darle un uso oficial y que fuera la sede del Parlamento y del Tribunal Constitucional. Toda una ironía.

Actualmente se puede visitar y apreciar de cerca la magnificencia de este edificio, levantado a costa de su pueblo, pero que no deja de ser impresionante. Se dice que es el segundo edificio más grande del mundo, después del Pentágono en Washington.

Fotos | archer10 (Dennis) En Diario del Viajero | Comidas típicas en un viaje a Rumanía

Temas

Publicidad

Comentarios cerrados

Publicidad

Publicidad

Inicio
Compartir