Publicidad

Gdansk: La puerta al báltico en Polonia

Gdansk: La puerta al báltico en Polonia
Sin comentarios

Publicidad

Publicidad

Situada al norte de Polonia, Gdansk es una bella ciudad que merece la pena visitar y permite enlazar travesías tanto procedentes de centro Europa, los países bálticos o incluso en ferry con los países escandinavos.

Carece de hostales para alojarse con precios asequibles, de todas maneras la ciudad bien puede visitarse en unas tres o cuatro horas entre destino y destino. En la misma estación podéis dejar la mochila por 4 zlotys (1 euro).

A continuación os detallaremos un recorrido por Gdansk desde la estación de trenes/autobuses con final en la misma para visitar los lugares más interesantes de la ciudad.

En cuanto salgáis del tren o autobús bajad el túnel y cruzadlo por entero. Atravesareis las vías del tren y una ancha carretera, en las últimas escaleras dirigíos hacia la derecha. Os encontrareis con un centro comercial. Cinco minutos en esa misma dirección y llegareis a la puerta de Wyzynna. Antigua puerta de la ciudad construida a finales del siglo XVI que da inicio a la calle Dluga o también llamada Ruta Real que os dejará los ojos abiertos durante un buen rato. Seguid la calle en dirección al río tan lentamente como os apetezca. Ninguna de las casas, iglesias, mansiones o incluso cafeterías tiene desperdicio en esta bonita calle repleta de estatuas y coloridas fachadas.

Pasareis bajo la torre de ejecución, la Puerta de Oro erigida a principios del XVII con hermosas estatuas alegóricas de las virtudes de la ciudad: Paz, Libertad, Riqueza y Gloria.

El Ayuntamiento, levantado en épocas gótico-renacentistas, es una de la piezas maestras de la ciudad. A sus pies se encuentra la estatua de Neptuno, símbolo de unión de la ciudad con el mar, podría perfectamente haber sido firmada por Bernini o cualquier otro insigne escultor italiano.

A partir de aquí hasta el final de la calle terminada por la puerta de Grüne, ninguna de las casas a izquierda y derecha tienen desperdicio. Cada una con colores y acabados distintos en sus fachadas.

Una vez cruzada la puerta de Grüne, dirigiros hacia la izquierda hasta llegar a la tan fotografiada grúa de madera portuaria, símbolo de la ciudad. Se trata de la grúa portuaria medieval más grande de Europa.

Una vez en este punto, tenéis la opción de retomar vuestros pasos y volver a internaros a la ciudad por la calle de Mariacka con su impresionante basílica, la más grande basílica construida en ladrillo de toda Europa. La otra opción es virar a la izquierda en cuanto encontréis la iglesia de San Juan construida por los teutones en el siglo XV.

Ambos caminos os llevarán dirección a la estación donde podréis retomar rumbo hacia el siguiente destino.

Más información | Stay Poland: Gdansk

Temas

Publicidad

Comentarios cerrados

Publicidad

Publicidad

Inicio
Compartir