Compartir
Publicidad
Publicidad

Los países bálticos y Polonia: recomendaciones de la casa

Los países bálticos y Polonia: recomendaciones de la casa
Guardar
1 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Durante el 2007 realicé un viaje de tres semanas recorriendo los países bálticos y Polonia. Los artículos publicados los organicé en categorías por países y creo conveniente recapitularlos ya que se trata de un interesante destino cuya demanda está creciendo durante los últimos años. Además, su geografía y buena comunicación permite compaginar unos cuantos países durante un mismo viaje.

Tenemos vuelos con Clickair, Finnair, Air Berlin y alguna otra compañía más que nos dejarán en Helsinki, Tallinn, Riga o Vilnius. Cuando realicé ese viaje, por cuestión de tiempo y precios, me decidí por volar a Helsinki, atravesar Estonia, Letonia y Lituania en autocar y volver desde Varsovia, la capital de Polonia.

Verdaderamente es una opción muy recomendable siempre y cuando dispongais de al menos tres semanas ya que existen muchos lugares por ver.

hpim0958.JPG
En Helsinki podéis pasar un par de días visitando la ciudad y también la interesante isla fortaleza de Suomenlinna.

De ahí podéis subir a uno de los frecuentes ferries que atraviesan el mar báltico para llegar a la preciosa ciudad de Tallinn y quedaros un par de días admirando la ciudad.

Camino hacia el sur es obligado parar en la ciudad universitaria de Tartu o dirigiros a las playas de Parnu, siempre y cuando el tiempo acompañe.

Si os decidís por Tartu y os apetece la aventura escapando de la ruta convencional os recomiendo visitar Haanja y Rouge, se trata de pequeños pueblos donde el asfalto no es una costumbre y existen multitud de excursiones que realizar. Eso sí, la oferta turística es mínima y conviene ir bien preparado. Especialmente si lleváis la Lonely Planet encima os recomiendo leer estas observaciones ya que un servidor se las vio un poco canutas en algunas ocasiones.

hpim0853.JPG
Eurolines y otras compañías realizan buenas conexiones de autocar a lo largo de los tres países bálticos y en unas horas podés llegar a la capital de Letonia, Riga. Desde la misma ciudad podéis escapar y visitar la playa de Jurmala así como dirigiros al valle de Gauja y disfrutar del pulmón de Letonia y su pasado medieval.

Desde Riga se llega en unas 6 horas a Vilnius, la capital barroca de Letonia, donde merece pararse un par o tres días para admirar las innumerables iglesias, visitar el museo de la KGB y realizar alguna escapada como la visita al castillo de Trakai.

Desde Vilnius podéis partir en un autocar de noche y cruzar la frontera para levantaros en la ciudad costera de Gdansk en Polonia. Una ciudad que bien merece la pena un par de días uniendo una visita al cercano castillo de Malbork.

hpim0904-copia.JPG
La conexión de trenes es buena a lo largo del país aunque las distancias son largas. Antes de llegar hasta Cracovia o Varsovia conviene hacer un alto en el camino y Poznan es una buena posibilidad.

De ahí nos vamos hasta Cracovia donde dos días como mínimo son obligados. La ciudad y su casco histórico es una maravilla (no en vano los nazis la dejaron intacta con el propósito de vivir en ella) y el campo de concentración de Auschwitz se encuentra a pocos kilómetros y significa una visita obligada.

Desde Cracovia podemos volar de vuelta o uno de los innumerables autocares que parten a diario nos llevará a Varsovia en pocas horas para tomar el vuelo de regreso a casa.

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio