Publicidad

Paseo por la historia rusa en 5 edificios icónicos de la Plaza Roja de Moscú
Europa

Paseo por la historia rusa en 5 edificios icónicos de la Plaza Roja de Moscú

Publicidad

Publicidad

Si hay un lugar de la capital rusa que se lleva todos los honores, las miradas y las fotografías, este es sin lugar a dudas la Plaza Roja.

Eje de la ciudad, máximo ícono de Moscú y centro neurálgico de esta enorme urbe de mas de 12 millones de habitantes: la Plaza Roja junto con el complejo del Kremlin forma parte de la lista de sitios Patrimonio de la Humanidad de la UNESCO desde 1990.

Un recorrido por esta gran plaza de mas de 300 metros de largo por unos 70 de ancho, nos permite hacer un paseo por la historia de Rusia a través de cinco edificios que allí se encuentran.

Catedral de San Basilio

149188691 Ffbfebd787 B

Construida entre el año 1555 y el 1561 bajo el reinado del zar Ivan IV Vasiliévich, el Terrible, el perfil de la Catedral de San Basilio es famoso en todo el mundo por su cúpulas coloridas y con forma de bulbo o "cebolla".

Es un templo ortodoxo y su nombre completo es "Catedral de la Intercesión de la Virgen junto al foso" y no es la sede de la Iglesia Ortodoxa Rusa (la Catedral de Cristo Salvador, lo es).

La curiosa estructura que muestra la catedral se debe a que originalmente se planeó como un conjunto de siete pequeñas capillas, cada una dedicada a un santo que "ayudaran" al zar en sus batallas de la campaña de Kazan. Más adelante, se incluyó en el proyecto final una torre central con la cúpula mas grande y alta, y así se llegó a la estructura que hoy vemos.

El núcleo central y las cuatro iglesias más grandes colocadas en los cuatro principales puntos cardinales son octogonales, las otras cuatro iglesias más pequeñas son cubos que apenas se distinguen gracias a los muchos agregados que han sufrido desde su construcción original.

Las iglesias están dedicadas a San Cipriano y Santa Justina; San Gregorio Armenio; al Manto Protector de la Madre de Dios; al ícono de San Nicolás; a la Entrada del Señor a Jerusalem; San Varlaam de Khutyn; San Alejandro de Svir; la Santísima Trinidad.

La Catedral de San Basilio, sobre el extremo sur de la Plaza Roja, abre todos los días de 10 a 19 horas en verano y de 11 a 17 horas en invierno. La nitrada vuestra 250 rublos por persona, los menores de 18 años entran gratis.

Sitio oficial: Catedral de San Basilio (en inglés)

10 curiosidades sobre la Catedral de San Basilio de Moscú

El Kremlin

1200px Moscow Kremlin 8283826391

Este gran complejo de edificios se ubica en el lado oeste de la Plaza Roja. Está formado cuatro grandes edificios gubernamentales y cuatro catedrales (la de la Dormición, del Arcángel Miguel, de los Doce Apóstoles y de la Anunciación).

Todo el complejo está rodeado por las Murallas del Kremlin con sus torres y puertas, que es un atractivo en si misma. Especialmente bellas son las vistas de las murallas y algunos edificios del Kremlin desde la otra orilla del río Moscova.

La historia del Kremlin se extiende hasta el siglo X u XI con los primeros asentamientos en la zona, con sus murallas defensivas y la vida intramuros en el kreml o punto neurálgico del pueblo. En siglos sucesivos, el complejo fue creciendo en edificios tanto religiosos como civiles, y ganó fuerza política.

Batallas, sitios e incendios se cebaron con los antiguos edificas de madera que, a partir del siglo XVI son reconstruidos en materiales nobles. Así hasta que la capital se traslada a San Petersburgo en 1713 y el Kremlin pierde su papel gubernamental para pasar a ser residencia temporal de la corte zarista.

Casi 2 siglos mas ataree, la Revolución de 1917 vuelve a traer el poder central a Moscú y al Kremlin que, bajo la nueva ideología, ve como se demuelen sus monasterios para dar lugar a edificios gubernamentales. Las catedrales, sin embargo, son conservadas y años mas tarde, vuelve a abrir sus puertas.

Son innumerables las páginas de la historia contemporánea que se escribieron entre sus miles de salas y salones, los invitados conocidos y secretos, los encuentros y desencuentros que tuvieron lugar entre los muros del Kremlin que, desde 1955 está abierto al público.

Como dijimos, desde 1990 y junto a la Catedral de San Basilio el complejo está incluido en el listado de sitios Patrimonio de la Humanidad de UNESCO. Hoy es la sede del Poder Ejecutivo de la Federación Rusa y residencia oficial del Presidente.

Para visitar el Kremlin hay que presentarse en la entrada del Museo de la Armería del Kremlin.

Mausoleo de Lenin

850793893 A15c9b10fc O

El Mausoleo de Lenin se encuentra en el lado oeste de la Plaza Roja de Moscú, bajo las murallas del Kremlin y frente al elegante edificio de los almacenes GUM. No tiene pérdida: a pesar de su pequeño tamaño, los guardias uniformados que lo custodian y la gran aglomeración de turistas que a todas horas se hacen fotos frente a su puerta, lo delatan.

La entrada es gratuita, por lo que lo único que debéis hacer es dejar vuestras mochilas, cámaras de fotos y vídeo en la consigna del Museo Estatal de Historia (en el extremo norte de la plaza, a pocos metros del mausoleo) y poneros a la cola. Ésta podrá ser más o menos larga en función de la hora a la que lleguéis, pero al no permitir estar mucho tiempo en su interior, avanza bastante rápido.

Una vez dentro, la experiencia de ver al líder intelectual de la Revolución Rusa convertido en un muñeco inmune al paso del tiempo, es diferente dependiendo de la persona: hay quien lo considera un momento solemne, quien se escandaliza, y por supuesto, el típico gracioso que deja escapar alguna risita acompañado de un comentario fuera de lugar. Lo mejor es que lo veáis vosotros mismos.

Al salir, prestad atención a las tumbas que encontraréis a la derecha: ni más ni menos que Stalin, Breznev, Chernenko, e incluso el astronauta Yuri Garain reposan a los pies del Kremlin, aunque resulta difícil identificar cada sepultura sin unos mínimos conocimientos de cirílico, o una buena memoria fotográfica con las caras.

Museo Estatal de Historia

3716549433 54536e78c0 B

Cuando uno se encuentra en el centro de la Plaza Roja de Moscú, no puede dejar de mirar en todas direcciones. Entre los edificios que la rodean, destaca el del Museo Estatal de Historia, por su enorme tamaño y el llamativo color de sus paredes, de un rojo casi sangriento.

Si bien su imponente aspecto puede hacernos pensar que fuera concebido como palacio, nada se aleja más de la realidad. Este elegante edificio fue impulsado por la Sociedad Científica de Rusia en 1872, con la finalidad de construir un depósito que albergase los más importantes documentos históricos del país. El lugar elegido para su construcción antes había sido ocupado por la sede de la Principal Tienda de Medicina y de la Universidad Estatal.

Las obras comenzaron en 1875 y se prolongaron hasta 1881. Cuando el zar Alejandro III lo inauguró oficialmente, el edificio mostraba el aspecto que hoy admiramos: una magnífica muestra del estilo neo-ruso de la época.

La exhibición que presenta su interior se ha visto significativamente ampliada con los años. De una mera recopilación de documentos, hablamos de una ecléctica colección de objetos que abarca todos los periodos de la historia rusa. Entre ellos encontramos piezas arqueológicas, manuscritos, armas y obras de arte, algunas de las cuales pertenecieron a la familia Romanov.

Sin duda, el Museo Estatal de Historia de Moscú es una visita obligada para todos aquellos interesados en conocer más a fondo el pasado y presente de este país. Pero, atentos: la visita os llevará tiempo. Y es que la historia de un país como Rusia no puede condensarse en un par de salas.

Almacenes GUM

22304209659 Fb620a4ffa B

Símbolo de la nueva Rusia, del furor por las marcas y el lujo, otro de los grandes edificios destacados de la Plaza Roja es el de los Almacenes GUM.

Con sus 242 metros de fachada, una construcción destaca en el panorama de la Plaza Roja de Moscú. Se trata del edificio principal de los almacenes GUM, el centro comercial más caro y elegante de Rusia.

Tal como sucede ante el Museo Estatal de Historia, la ostentosa apariencia de este edificio puede llevarnos a error: ni se trata de un palacio, ni fue planificado como tal. Al contrario, este enorme edificio de estilo ecléctico, entre victoriano y medieval ruso, ha tenido muchos usos a lo largo de su historia: desde tiendas a oficinas, e incluso mausoleo para la mujer de Stalin.

No sería hasta 1953 cuando recuperase su función original, la de gran almacén, recibiendo el nombre de Glavny Universalny Magazín (GUM). Hoy día se trata del centro comercial más caro y elegante de Rusia: la encarnación del capitalismo más puro en uno de los lugares más emblemáticos del comunismo, la Plaza Roja de <a href="href="https://www.diariodelviajero.com/destinos/ciudades-de-rusia/moscu">Moscú.

Y es que, si su exterior resulta impresionante, su interior no se queda atrás. Techos de cristal que dejan pasar la luz natural, escalinatas, fuentes, y por supuesto, tiendas de las mejores marcas: Hermès, Cartier, Dior... Si conseguimos apartar la vista de sus lujosos escaparates, también encontraremos alguna tienda accesible al bolsillo medio.

En cualquier caso, sólo por darse un paseo la visita merece la pena. Aunque no hagamos grandes compras, la posibilidad de tomar un café en un lugar tan emblemático es ya una experiencia a tener en cuenta.

Fotos | yeowatzup, Pavel Kazachkov, xenosapien. kudumomo, akkrus, Abigail Daker
En Diario del viajero | Mas sobre Moscú

Temas

Publicidad

Comentarios cerrados

Publicidad

Publicidad

Inicio
Compartir