Compartir
Publicidad

Un paseo por el Parque Vigeland de Oslo

Un paseo por el Parque Vigeland de Oslo
8 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Si dispusiéramos de poco tiempo y sólo pudiera recomendar una visita en la capital de Noruega, esa sería dar un paseo por el Parque Vigeland de Oslo.

Los noruegos se refieren a él como Vigelandsparken, pero seguro que el nombre de parque de las estatuas os resulta mucho más familiar. Este apelativo se lo ha ganado porque en su interior alberga más de 200 piezas hechas en bronce, granito y hierro forjado.

El Parque Vigeland de Oslo está un poquito alejado del centro, aunque como el transporte público de la ciudad funciona de maravilla eso no es ningún problema. Podéis tomar el tranvía número 12 y apearos en la parada de Vigelandsparken. La entrada es gratuita.

Lo que hace realmente único a este parque es la expresividad de las estatuas creadas por Gustav Vigeland. Están protagonizadas por seres humanos en tamaño real que transmiten todas las emociones.

Es muy probable que mientras andamos por el parque logremos una gran empatía con las esculturas y sintamos ternura, amor, desasosiego, serenidad, rabia… parece que en cualquier momento vayan a cobrar vida.

Justo a la entrada del parque podéis visitar un museo gratuito dedicado al escultor noruego, quien también fue el responsable de diseñar el conjunto arquitectónico del parque.

Si caminamos en línea recta desde la entrada del parque cruzaremos varios puentes y paseos rodeados de estatuas. Si seguimos el mismo camino acabaremos en un espectacular monolito formado por personas contorneándose hacia el cielo.

Las obras de arte que allí se exhiben son magníficas, pero si hace un buen día, el ambiente del parque es fascinante. Es un lugar de encuentro donde los vecinos de Oslo y los turistas hacen pícnics, practican ciclismo, footing, o simplemente se deleitan con este maravilloso espacio verde que forma parte del Frognerparken.

Como todo buen parque, también tiene atracciones para los más pequeños de la casa con zonas habilitadas con columpios, terrarios y espacios de recreo.

De verdad que merece mucho la pena dar un paseo por el Parque Vigeland de Oslo, para mí uno de los pulmones verdes urbanos que más me han fascinado de Europa.

Foto | Pau
En Diario del viajero | Oslo celebra la llegada del otoño con una procesión de antorchas, Diez visitas gratis en Oslo

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio