Compartir
Publicidad

Un vuelta por Oslo

Un vuelta por Oslo
2 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Ayer nuestro amigo Enric nos daba la buena noticia de que dos de las obras maestras de Edvard Munch habían sido recuperadas: El Grito y la Madonna.

Es una buena oportunidad para los amantes del arte y de los viajes, para darnos una vuelta virtual por Oslo.

Es por cierto una ciudad de contrastes: belleza natural y todas las comodidades de una ciudad contemporánea. Está situada entre los fiordos y las colinas pobladas de bosques. Es el punto de partida de innumerables actividades al aire libre. Y ofrece muchas oportunidades a los buscadores de arte, cultura y costumbres locales.

A modo de ayuda para quienes quieran apurar un viajecito a Noruega, antes que el clima se haga más duro (aunque hay que considerar seriamente la experiencia nórdica invernal como una opción sumamente interesante), les ofrecemos un listado de actividades y lugares a tener en cuenta:

Centro del Premio Nobel de la Paz con visitas guiadas (en inglés).

Vuelta en tren por Noruega, con salidas desde Oslo y/o Bergen recorriendo algunos de los paisajes más bellos del mundo (según la UNESCO). Aquí información y vídeo. Una vuelta por el Hard Rock Café, y ver la más diversa memorabilia expuesta en las paredes de sus 3 plantas de la calle Karl Johansgate, 45, o presenciar alguno de los frecuentes conciertos unpuggled.

Más de 50 museos y galerías de arte (hay abonos de entradas en venta en las oficinas de turismo). Por ejemplo:

El ya mencionado Museo Munch.

El Parque de Esculturas Vigeland dedicado a la obra de Gustav Vigeland con más de 212 obras de arte expuestas en un entorno natural bellísimo.

Vikingeskibs Museet o Museo del Barco Vikingo. Para revivir los viajes de epopeya de aquellos míticos vikingos que, dicen, pueden haber llegado en esos barcos expuestos hasta América. En este rubro podemos incluir tambien la visita al Kon Tiki, donde se expone la famosa barca.

Holmenkollen o la oportunidad de practicar todo tipo de deportes de aventura a pasos de la gran ciudad. Incluyendo practicar en la pista de saltos de esquí más famosa del mundo. Y es posible hacerlo todo el año ya que en verano, la pista se cubre de un fino césped para las variantes más insólitas.

En 2006, además, se cumplen 100 años de la muerte del gran dramaturgo noruego Henrik Ibsen por lo que hay una extensa agenda cultural para aprovechar.

Seguramente nos quedarán muchas cosas en el tintero, contamos con el aporte de nuestros lectores para seguir ampliando las posibilidades de aprovechar una visita a Oslo.

Vía | Oficina de Turismo de Oslo

Diario del Viajero |Los 10 monumentos... y Los 10 mejores puertos de Europa

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio