Compartir
Publicidad

Una visita al Palacio de Versalles

Una visita al Palacio de Versalles
Guardar
2 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Hace un tiempo que nuestra compañera Mª Victoria trajo una estupenda excursión opcional a Versalles, donde explicaba los lugares más interesantes del interior del Palacio.

En mi reciente visita a Versalles, aparte del espectáculo de las Grandes Aguas Musicales en los impresionantes Jardines entré al Castillo para disfrutar de la suntuosidad, del lujo, de los bronces, mármoles y oros, las pinturas, esculturas y el mobiliario que te transportan a la época del rey Luis XIV.

Un consejo para disfrutar más la visita: podemos hacernos con una audioguía y unos pequeños folletos con planos que se recogen antes de empezar la visita, una vez hemos accedido a palacio y que son gratuitos. Éstos nos harán más fácil y ameno el recorrido, aparte de aportarnos muchos detalles que pasarían desapercibidos e información histórica de los habitantes de palacio y su vida y anécdotas en cada estancia por la que pasaremos.

La sala que más me gustó es la que se suele señalar como la más espectacular, la Galería de los Espejos. Sus 73 metros de largo recorridos por 578 espejos que adornan sus paredes junto a las pinturas de la bóveda, las esculturas doradas y las vistas a través de sus ventanas son impresionantes.

Es fácil imaginarse la Sala con los cortesanos bailando al son de la música barrocaEsta Galería era el paso cotidiano del Rey hacia la Capilla, otro de los lugares que más me gustaron, y además unía las habitaciones del Rey con las de la Reina. Una suntuosa estancia que se habilitaba para las grandes recepciones, las bodas de la familia y la presentación de embajadores, ocasiones para las que el trono se trasladaba aquí.

Juanto al Salón de la Guerra y el Salón de la Paz a cada esquina, la Galería de los Espejos ocupa toda la fachada oeste de palacio, frente a la Gran Perspectiva de los jardines.

Capilla Real

Como digo, también la Capilla Real es espectacular, el lugar donde Luis XIV escuchaba misa y donde Luis XVI y María Antonieta se casaron (fotografía sobre estas líneas). Los detalles arquitectónicos, pictóricos y escultóricos de la capilla, de estilos gótico y barroco, son excepcionales.

A diferencia de otras capillas, integradas en estancias más grandes, ésta es una construcción independiente, la que da paso a las Grtandes Habitaciones del Rey, dedicada a San Luis, y destacan su gran altura, sus columnas de orden jónico que parecen elevarla aún más y sus pinturas en el techo.

Las Grandes Habitaciones (Grands Appartements), que como la mayor parte de Palacio sufrieron varias transformaciones, adquirieron su diseño actual gracias a Charles Le Brun, entre 1671 y 1681. La idea fue que cada sala se dedicara a un planeta gravitando alrededor de Apolo, dios del Sol, emblema de Luis XIV, que ocupa la Sala del Trono.

Se trata de la hilera orientada a la parte norte, y la componen los salones de Hércules, de la Abundancia, de Venus, de Diana, de Marte, de Mercurio, de Apolo (sala del trono, en su origen dormitorio del Rey) y el salón de la Guerra que da paso a la Galería de los Espejos. Cada una de ellas destaca por las espectaculares pinturas en el techo, creación de artistas como el propio Charles Le Brun y su equipo (Houasse, Gabriel Blanchard, Charles de La Fosse, Jean Jouvenet...).

Cada estancia se destinaba a un efecto en su época: para comer, para jugar, para danzar... Me impresionó el lujoso Salón de Hércules, con una gran chimenea presidiéndolo y el fresco llamado "Apoteosis de Hércules" de Francoise Le Moyne decorando el techo, o el Salón de Venus (diosa del amor) con el mármol omnipresente. El salón de Mercurio alojó durante un tiempo el lecho real, aunque, como la mayoría de estancias, sufrió variaciones en cuanto a su uso a lo largo de su historia. Hoy día se puede ver una de las camas usadas, altísima como era habitual en la época.

En prácticamente todas las salas hay asientos que podemos aprovechar para hacer pequeños descansos. Nos vendrá bien, porque apreciar cada detalle de las salas lleva su tiempo, y aún queda mucho por ver, así que vamos a hacer una parada y seguiremos con la visita al Castillo próximamente. De momento, os dejo con las imágenes del lujo de Versalles.

Sitio Oficial | Chateau Versailles Más información | Wikipedia En Diario del viajero | Excursión opcional (III): Versalles - El Castillo En Diario del viajero | Versalles: para disfrutar las Grandes Aguas Musicales En Diario del viajero | Los jardines de Versalles

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos