Compartir
Publicidad

Viajar a las islas griegas, pero ¿a cuáles? (Parte II)

Viajar a las islas griegas, pero ¿a cuáles? (Parte II)
1 Comentarios
Publicidad
Publicidad
Corfu es una de las islas Jónicas más conocidas

Cuando nos preguntan por un paraíso de playa del mediterráneo a muchos nos vendrán a la mente las islas griegas. Todos tenemos una idea más o menos homogénea de lo que se supone que son las islas griegas, casas blancas y azules encaramadas en la montaña y preciosas playas, sin embargo hay mucho más.

Y es que Grecia tiene alrededor de 2.000 islas habitadas - de un total de 9.000 -, por lo que la variedad de sus archipiélagos es muy grande. En un post anterior ya vimos la diversidad de las islas griegas, atendiendo a las islas Cícladas, las del Sarónico, y las del Dodecaneso. Hoy toca echarle un ojo al resto.

Las Islas Jónicas

Situado en el Mar Jónico, frente las costas de Italia, las Islas Jónicas huyen de ese perfil de isla griega blanca y azul con una arquitectura que nos recordará más a la de la Toscana u otras regiones del país vecino. Son islas generalmente montañosas donde el buceo está muy bien valorado y ofrece un clima de vientos moderados que no nos impedirá estar en la playa.

Ítaca es probablemente la que tiene un nombre más conocido gracias a ‘La Odisea’ de Homero, pero como destino turístico es muy reclamada Corfu, donde la vida nocturna atrae a montones de jóvenes en busca de juerga y desfase. También son Islas Jónicas Kefalonia, Meganisi, Paxos, Anti Paxos, Lefkada, Zakinthos y Kithira.

Creta, la gran isla griega

La isla de Creta es la quinta más grande de todo el Mediterráneo y la mayor del país griego, con una longitud de 360 kilómetros y 8.300 kilómetros cuadrados que nos ofrecen un total de 1.040 kilómetros de playas y costas. Con estos datos, vemos que el viajero necesitará tiempo si quiere recorrerla entera.

Lo primero que debemos saber es que la zona norte está mucho más habitada, mientras que el sur cuenta con zonas muy vírgenes en las que encontraremos playas paradisiacas muy recomendables. La capital es Heraclión, situada al Este, y posee uno de los dos aeropuertos de la isla. El otro está al Oeste, en Chania, por lo que puede ser buena idea comprar la ida en uno y la vuelta en otro para optimizar la visita. También es visitable la bonita San Nicolás y no podemos olvidar la ciudad antigua de Cnosos o los yacimientos arqueológicos de Festos, Malia y Hagia Triada.

lesvos
La isla de Lesvos

Eubea y las islas Espóradas

Este conjunto de islas se sale de los circuitos turísticos habituales, por lo que son una opción a tener en cuenta para quienes no quieran pasar sus vacaciones rodeados de guiris. No penséis por esto que merecen menos la pena. Aquí también tendremos clima templado y playas de agua cristalina y blanca arena, junto a verdes zonas montañosas de eucaliptos y pueblecitos blancos. La gran isla de Eubea, de unos 3.900 kilómetros cuadrados, queda muy cerca de la parte continental de Grecia y de Atenas. Cerca de ella están las islas Espóradas entre las que destacan Skiros, Alonisos, Skiathos y Skopelos.

Las islas del Egeo Norte

Al igual que las anteriores, las islas del Egeo Norte tampoco son el centro de atención de la mayoría del turismo que visita las islas griegas, por lo que son una alternativa más tranquila, aunque no cuentan con una gran oferta hotelera aunque, como la mayoría de las islas griegas, las comunicaciones por mar y aire no son malas. Están situadas en el mar Egeo frente a las costas de Turquía. Allí encontraremos áridas montañas salpicadas de zonas verdes y pueblos coloridos que son bañados por el mar más azul. Las más interesantes pueden ser Samos y Chios, pero también podemos tener en cuenta en nuestra ruta griega otras islas como Mitilini, Ikaria o Limnos, y la famosa Lesvos.

Fotos | mickpix, ronsaunders47 En Diario del Viajero | Viajar a las islas griegas, pero ¿a cuáles? (Parte I)

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio