Publicidad

Viaje a Sicilia: Visita a pie por la Ragusa moderna

Viaje a Sicilia: Visita a pie por la Ragusa moderna
Sin comentarios

Publicidad

Publicidad

Ragusa, situada en el sur de Sicilia entre las montañas de Ibla, está reconocida por la UESCO como patrimonio de la humanidad. No es para menos. El barroco inunda las calles de la población con un estilo característico y las murallas, puertas, calles empedradas y farolas de luz ténue sumergen al viajero en un lugar especial.

La ciudad fue asolada por un terremoto que destruyó el antiguo asentamiento medieval y en su lugar se levantó nuevamente la ciudad utilizando el estilo barroco de la época. No obstante, el arquitecto que llevó a cabo los estudios lo hizo a su particular manera y su estilo poco tiene que ver con el barroco más convencional haciendo de la provincia de Ragusa un lugar único a nivel arquitectónico.

La ciudad se divide en el casco antiguo –Ibla- y la zona de nueva construcción a lo alto de la montaña. Cuando uno llega a Ragusa desde el norte por primera vez tiene la sensación de hallarse en la cuesta más alta de San Francisco. Las calles se precipitan en un vertiginoso descenso, seguramente delicia para los niños de la ciudad y vendedores de patinetes o demás artilugios.

A continuación detallaremos dos recorridos que pueden realizarse para visitar la ciudad moderna de Ragusa.

Aunque no deslumbre tanto como su hermana mayor Ibla, en la moderna ciudad de Ragusa también se hallan algunos de los monumentos declarados patrimonio de la humanidad.

Para empezar una interesante visita podéis acercaros a la plaza de San Giovanni. De aquí parten dos posibles caminatas según la dirección que tomemos.

La plaza se trata del corazón de la ciudad donde se halla la catedral de San Juan una de las piezas más emblemáticas de este extraño barroco que se construyó en Ragusa durante el siglo XVIII. Junto a la catedral se encuentra la iglesia de Maria Addolorata decorada con columnas corintias. Merece la pena pasear por la calle Corso Italia, la calle principal de Ragusa, y seguir por via Roma, otra calle viva y popular de la ciudad. Al final de la calle tendréis preciosas vistas del cañón de San Leonardo y el distrito de Ibla, el casco antiguo de la actual Ragusa y os encontraréis con el puente nuevo que, a una altura de 50 metros y 160 de largo, cruza el cañón de Santa Domenica ofreciendo preciosas vistas de las montañas de Ibla.

ragusa sicilia 2.JPG
Si retomamos el camino a la plaza de San Giovanni podemos realizar el segundo itinerario. Subimos la calle Corso Italia y esta vez no la dejaremos a un lado. Al inicio a vuestra derecha os encontraréis con el palacio Luppis, un bello ejemplo de casa barroca del siglo XVIII con preciosos adornos en sus balcones. Más allá llegareis a la plaza Matteotti donde se encuentra el Ayuntamiento de Ragusa. Alrededor teneis edificios con bellos detalles en sus fachadas y balcones como es el caso de la oficina de correos. Siguid en dirección norte Corso Italia hasta llegar a la via San Vito, ahí se encuentra un puente más moderno de un solo arco y el palacio Zacco, una de las casas nobles más importantes de Ragusa.

Otros edificios que valen la pena visitar en la Ragusa moderna son el palacio Bertini al final de la calle corso Italia. Desde ahí parte la via Mazzini que serpentea por la ladera de la montaña y conecta Ragusa de Ibla –el casco antiguo de la ciudad y la zona más bella sin duda de Ragusa de la que hablaremos en otro post-.

Para dormir en Ragusa hay multitud de opciones. Existen casas rurales que funcionan al estilo de Bed& Breakfast que salen bastante económicas. El precio medio acostumbra a ser de unos 40 euros la doble. A su vez, existen multitud de hoteles y algún hostal con precios más asequibles.

Más información | Ragusa | La Sicilia | Shine Sicily

Temas

Publicidad

Comentarios cerrados

Publicidad

Publicidad

Inicio
Compartir