Compartir
Publicidad

Metiendo la realidad en una caja de zapatos: el Museo de las Miniaturas de Lyon

Metiendo la realidad en una caja de zapatos: el Museo de las Miniaturas de Lyon
0 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Imaginaos distintas estancias, establecimientos, museos, edificios, realidades reducidas de tamaño hasta que quepan en una caja de zapatos, o en espacios más o menos amplios. Todo reducidísimo pero sin perder ni un detalle. Hasta el punto de que si echáis una foto, la gente que contemple la foto será incapaz de descubrir si se trata de una estampa real o de una miniatura.

Eso es lo que podéis encontrar en el Museo de las Miniaturas de la ciudad francesa de Lyon. Un lugar un poco escondido que, sin embargo, ofrece más 100 de estos escenarios e instantes de la vida diaria en formato liliputiense (y más de 1.000 objetos en miniatura). Un lugar al que acudí hace unos días casi por casualidad, pero que resultó ser uno de mis momentos favoritos de Lyon. Si no os creéis el grado de detalle de las miniaturas, a continuación podéis ver unas fotografías que eché (por cierto, la fotografía que encabeza este post es también una miniatura).

l
Ubicado en el barrio antiguo de Saint Jean, el museo fue creado en 1990, y ahora desde el 2005 está instalado en un precioso edificio del siglo XVI, donado por una fanática de miniaturas.

l
El restaurante de Lyon Brasserie Georges (que tiene el comedor más grande del mundo), una prisión, un Museo de Historia, la pista de baile de la cúpula de la Ópera… Las miniaturas han sido realizadas por Dan Ohlmann, ebanista, escultor, arquitecto y diseñador de procedimiento, que se dedicó a ampliar su pasión y exponerlo junto a las obras originales de otros artistas.

l
El grado de detalle es tan elevado que puedes dedicarte durante minutos a buscar infructuosamente el mínimo error. Tal vez con un microscopio electrónico…

Por si esto fuera poco, los sótanos están dedicados en exclusiva a la adaptación cinematográfica de la novela El perfume, de Patrick Süskind, con escenarios completos meticulosamente reconstruidos.

l
La entrada al museo cuesta 7 euros y 5.50 con el carné de estudiante, lo que os dará acceso no sólo a las miniaturas, sino también a la contemplación de más de 300 objetos reales usados en películas de todos los tiempos, la mayoría de ciencia ficción y de Hollywood. Abre todos los días a partir de las 10, menos el lunes que solo abre por la tarde. Además cuenta con un espacio pedagógico donde se explican los secretos de los efectos especiales en el cine.

l
Se percibe que en Lyon nació el cine: la primera película del cine de la historia se rodó en aquí (Salida de los obreros de la fábrica, que sólo dura 50 segundos), en lo que hoy es el Instituto Lumiére, que también os recomiendo visitar..

l

Sitio Oficial | Museo de las miniaturas

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio