Compartir
Publicidad

Grecia: cómo, cuándo y por qué ir.

Grecia: cómo, cuándo y por qué ir.
Guardar
3 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Comenzamos con este post un especial sobre Grecia, cuna de la civilización y destino turístico de masas. Un país contradictorio, diverso, apasionante y que no deja indiferente a nadie. Visitaremos sus principales destinos turísticos y lugares menos conocidos, e intentaremos ofrecer una perspectiva de lo que es Grecia hoy, después de milenios de historia.

Cómo llegar

El Aeropuerto de Atenas es la principal vía de entrada para visitantes. No son muchas las compañías de bajo coste que vuelan hasta aquí (EasyJet, Vueling y SkyEurope, principalmente), pero es posible encontrar buenas ofertas reservando con antelación. Este verano, la suspensión del pago de tasas pretende dar un impulso adicional en tiempos de crisis.

La segunda vía de entrada son los vuelos directos a las islas, fundamentalmente viajes chárter de compañías germanas o nórdicas que ofrecen ‘packs’ vacacionales en Creta, Rodas, Santorini o cualquiera de los cientos de paradisiacas islas de los mares Jónico y sobre todo Egeo.

Son muchos los que vienen en ferry desde el sur de Italia hasta la ciudad de Patras, en la costa oeste. Este viaje era muy popular cuando Italia y Grecia pertenecían a la misma zona del InterRail. También hay muchos que viajan por los Balcanes y llegan a Grecia desde Estambul, Sofía o Belgrado. La estación de tren de Salónica es la puerta para todos estos viajeros.

Cuándo venir

La primavera es probablemente la mejor estación del año para visitar Grecia. Buena temperatura, pero sin llegar al calor sofocante del verano. Las zonas turísticas empiezan a entrar en ebullición pero aún no están masificadas. Atenas y las demás grandes ciudades siguen funcionando, no se han ido de vacaciones aún. Además, en primavera se celebra la Pascua ortodoxa, más tardía que la católica, y que es un acontecimiento para los griegos más importante que la propia Navidad.

Por similares motivos, el temprano otoño es buena época, aunque a partir de finales de octubre, la temperatura refresca y la lluvia puede hacer su aparición estelar. El invierno en el sur y las islas es suave, pero en el norte y el interior es frío. En Grecia también nieva.

Sin embargo la mayoría de visitantes llegan en verano. Toda Grecia está de vacaciones. Los que no están descansando, viven para los turistas. Las islas se llenan de hordas extranjeras. Las calurosas noches duran hasta el amanecer. La temperatura del mar es óptima para disfrutar de un baño, disfrutar de un frappé helado y tomarse la vida con mucha calma.

Monasterio de la Trinidad, Meteora

Por qué visitar Grecia

Hace cuatro años, un amigo me quiso convencer de que si visitaba Grecia, me enamoraría de ella y querría volver en cualquier ocasión. Tenía tanta razón que después de muchas visitas, llegué a vivir allí durante casi un año. Grecia es un país capaz de atraer por multitud de motivos.

Cientos de islas paradisiacas salpicadas de pueblos pintorescos, bosques y montañas en el interior, una gran metrópolis como Atenas, espectaculares restos arquitectónicos de la que fue la civilización más avanzada del mundo. Grecia es un destino tanto para los que buscan sol y playa como para los que buscan cultura. Tiene miles de rincones aún por descubrir y no es difícil escaparse de las rutas turísticas masivas.

Los griegos son hospitalarios, amables y apasionados. Capaces de desquiciar a cualquiera con su parsimonia y desorganización hasta que es el propio visitante quien se adapta a su ritmo, dejando la vida pasar y liberándose de preocupaciones. Disfrutar del carácter heleno es parte de la experiencia griega. Los extranjeros nunca se sentirán rechazados ni ignorados en Grecia.

Ah, y por supuesto, está la comida. Aunque ese tema nos da para hablar largo y tendido en posteriores ocasiones…

Imágenes | Templo de Poseidón, Meteora

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos