Compartir
Publicidad
Publicidad

Las rocas más viejas del mundo

Las rocas más viejas del mundo
Guardar
0 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Donde el Atlántico se une al Cantábrico, en la costa gallega, tres puntas de roca marcan un hito conocido y temido por los navegantes desde hace siglos.

Frente al cabo Ortegal emergen de las aguas los Tres Aguillóns, tres aguzadas rocas que desafían dos mares. Este impresionante conjunto geológico fue citado, ya en el siglo II, por el griego Ptolomeo, que los llamó "Trileuco" (Los tres blancos), quizás a causa de la espuma que bate estos islotes.

Estos pliegues de piedra son las formaciones rocosas más antiguas de la Península Ibérica con 1.160 millones de años de edad. Sólo en Terranova, Polonia y Australia podemos encontrar otras rocas tan longevas. Y es que los estudiosos dicen que estos cuatro lugares conformaban un único eje en aquella Pangea original.

Desde este verano, podemos visitarlas.

El Ayuntamiento de Cariño, al cual pertenece el Cabo de Ortegal, ha puesto en marcha la posibilidad de visitar los Tres Aguillóns desde el Artal, un antiguo barco convertido en aula didáctica o Aula do Mar para acercarse a esta franja salvaje de la costa.

La escarpada costa desde cabo Ortegal a Vixía Herbeira acaba de ser catalogada por la Unión Europea como Lugar de Interés Comunitario, debido no sólo a su singularidad morfológica, sino también a su interés natural y geológico. Frente al faro de Ortegal pasan cada año la mayor parte de las aves marinas europeas, que migran por miles, en un espectáculo natural digno de ser visto.

Además de los Aguillóns al norte, hacia el oeste debemos observar la Punta do Limo, con su espectacular pared rocosa, por encima de la cual algunos ríos vierten sus aguas directamente al mar formando increíbles cascadas de varios cientos de metros de altitud.

En dirección suroeste, se encuentra el enclave de Vixía Herbeira, que con sus 613 metros de caída vertical en el acantilado costero más alto de la Unión Europea. Desde Cariño, se puede llegar hasta el mirador de Herbeira por la carretera que nos lleva hasta San Andrés de Teixido (sólo 9 kilómetros).

Tanto Herbeira como los acantilados de O Limo pueden verse desde el mar gracias al buque "Aula do Mar" de Cariño, que ofrece una perspectiva única y todavía más genuina de los mismos.

A diario, si la meteorología lo permite, salen dos rutas por la mañana, una a las 10.30 horas y otra al mediodía. Este recorrido, de una duración de más de una hora, se presenta bajo el nombre de Entre dos mares, un viaje hacia el norte en busca del cabo Ortegal, donde se cruzan el mar Cantábrico y el océano Atlántico.

Por la tarde sale otra ruta (16.30 hs) , de más de dos horas de duración. Pone rumbo a los acantilados de Limo y Herbeira. Las tarifas van entre los 10 y 20 euros por persona y durante la travesía los viajeros reciben prismáticos para poder observar los detalles de las rocas, sus aves y hasta descubrir algún percebeiro aferrado a los acantilados. Las reservas se realizan por teléfono al 626 483 350

Más info | La voz de Galicia, El País, Vista al mar

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio