Compartir
Publicidad
Publicidad

Dyrhólaey, un capricho natural de Islandia

Dyrhólaey, un capricho natural de Islandia
Guardar
2 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Dyrhólaey es un capricho natural de Islandia digno de las mejores postales viajeras. Es uno de esas maravillas de la naturaleza que hacen de este paisaje un lugar único y muy fotogénico.

Además, Dyrhólaey es un lugar que no está demasiado frecuentado por turistas. Está situado en el sur de Islandia, muy cerca de las playas de Vík y los Reynisdrangur. La gente suele ver estos "trolls de piedra" y luego pasa de largo. Craso error.

Lo que hace tan especial a Dyrhólaey es una formación rocosa, de unos 120 metros de longitud, y que tiene un curioso arco bajo creado por la erosión marina de forma natural.

Se puede pasear por esta formación rocosa y desde allí tendréis unas vistas increíbles de un faro, las playas de arena negra y los acantilados. Desde Dyrhólaey también se puede contemplar Vík y sus célebres Reynisdrangur.

El contraste de colores que te ofrece esta maravilla es muy interesante. Compiten los distintos tonos de azules, negros, lavas y verdes, que conforman una estampa de lo más pintoresca.

Si tenéis pensado viajar a este fantástico país, reservad unas horas para contemplar la belleza desgarradora de Dyrhólaey, un capricho natural de Islandia.

Imagen | Ómar Smith En Diario del viajero | Las playas de arena negra y los Reynisdrangur de Vík (Islandia), Skógafoss, una de las bellezas naturales de Islandia

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos