Compartir
Publicidad

Los bloggers de viaje del futuro te harán vivir lo que ellos viven

Los bloggers de viaje del futuro te harán vivir lo que ellos viven
0 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Los autores de bitácoras del ámbito de los viajes y el turismo nos permitirán vivir experiencias cercanas al viaje real. En cierto modo viajaremos a otros lugares sin movernos del sitio, pero de una forma mejor, en cierto sentido (y no me refiero a ahorrarse el billete de avión): no sólo viajaremos a Londres o la Gran Muralla China, sino que lo haremos a través de los ojos y la idiosincrasia del blogger, de modo que ese lugar se nos mostrará de otra forma a como es realmente.

En otras palabras: cada vez que viajemos a un lugar de la mano de un blogger diferente, ese lugar se nos presentará nuevo, intocado. Hasta el punto de que viajar personalmente a un sitio será tan estimulante como viajar virtualmente desde el punto de vista de otra persona.

Algo similar a lo que sucede con la experiencia de acudir al cine a visionar una película y, posteriormente, leer las críticas, reseñas, recensiones y reflexiones de dicha película: revisitamos el filme, lo comprendemos de otro modo, e incluso nos gusta más o menos lo que nos había gustado en su momento. Cambiamos el foco. Que es, en definitiva, la esencia del viaje.

y
Ahora ya podemos experimentar este cambio de foco, este viaje vicarial, a través de los excelentes bloggers de viajes o escritores de libros de viajes que proliferan por todo el planeta, siempre describiendo sus experiencias más mínimas en los rincones más recoletos. Sin embargo, en un futuro próximo (e incluso en un presente inminente), estas transmisiones serán tan vívidas, interactivas, audiovisuales y directas que los lectores de viajes serán tan viajeros como los viajeros. E incluso más, aunque en otro sentido.

Ése es el motivo de que ya existan en Internet sitios como unboxing, sitios donde los internautas pueden compartir vídeos dedicados al placer indirecto de rasgar o abrir con tijeras las cajas de objetos nuevos recién adquiridos: un ordenador, un smartphone, un juguete, lo que sea. Así lo explica Chad Stoller, director ejecutivo de plataformas emergentes en la agenda publicitaria Organic:

Es la culminación de la lujuria. Hay muchas personas que aspiran y desean tener algo que quizá no pueden darse el lujo de comprar o no pueden adquirirlo por el momento y entonces buscan alguna forma de saciar su apetito.

Extrapoladlo a los viajes. Gracias a las llamadas neuronas espejo, sitas en una región de nuestro cerebro, podemos sentir algo similar a lo que experimenta en primera persona el que está frente a nosotros: por ello reímos cuando los demás ríen, bostezamos cuando los demás bostezan, componemos una mueca de dolor cuando el otro se golpea la mano con el martillo o nos sentimos un poco como Clint Eastwood cuando salimos del cine después de ver una película de Clint Eastwood.

Los bloggers de viajes no tardarán en transmitir online y de forma cercana todo eso, hasta límites insospechados, más allá de lo que producen las películas tipo La bruja de Blair (vídeos amateurs encontrados con visos de realidad) o los vídeos en primera persona que corren en Youtube, como el colgado por Nick Baily el 6 de noviembre de 2006, cuando adquirió una de las primeras consolas Wii que salieron a la venta y transmitió toda la liturgia de abrir el paquete y ponerla en funcionamiento a través de su canal de Youtube: sólo en la primera semana fue visto 71.000 veces. Miles de personas que sintieron la misma trepidación en el pecho que Baily.

google glass
Los bloggers de viajes ya no sólo se limitan a escribir entradas como la presente, contando sus aventuras en China o en la vuelta de la esquina, sino que twittean sus experiencias paso a paso, añaden imágenes a través de Instagram, estados de Facebook, vídeos de Vine, audios, incluso pequeños montajes de vídeo, in situ, ahora, ya.

Imaginad lo que se avecina con la implantación de las Google Glass o gadgets similares. Con la mejora de calidad del vídeo. Con el 3D. Con los teclados que transmiten sensaciones táctiles, odoríferas o sensoriales en general. Experiencias completas de viajeros que dan la vuelta al mundo. Todo filtrado a través del cerebro del propio viajero, que transformará ese viaje en algo único, como una interfaz inteligente de realidad virtual.

Los bloggers del futuro no serán meros cronistas, sino que inventarán nuevos lugares, agrandándolos o empequeñeciéndolos, añadiendo detalles, lustres, manchas, suprimiendo tópicos, secretos, enfoques. Nadie habrá viajado a Ámsterdam hasta que haya viajado unas cuántas veces a través de un blogger de viajes (y, por supuesto, haya pisado Ámsterdam con sus propios pies).

El blogger de viajes del futuro (o presente inminente) será cronista, escritor, reportero, productor, cineasta, turopeador y muchas otras cosas, todas simultáneamente. Pero lo más destacable es que, por primera vez, todo ello se producirá en tiempo real, desde el punto de vista unívoco de cada uno, sin filtros de terceros, sin intereses económicos directos, con todo lo bueno de lo amateur y sin nada de lo malo de lo profesional, dinámico, cambiante, opinable, colectivo como Wikipedia, multidiverso como la blogosfera. Más real. Más dirigido a nuestras neuronas espejo. Borrando más que nunca la línea divisoria entre consumidor y creador, viajero y lector de viajes. Parpadead, y lo veréis.

Fotos | Wikipedia

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio