Compartir
Publicidad
Publicidad

El Museo penitenciario de Bangkok: la tortura y la pena de muerte en Tailandia

Compartir

Guardar
2 Comentarios
Publicidad

Una exposición o un museo pueden servir para concienciar de los horrores vividos en otras épocas, con el fin de mantener la memoria histórica y que los errores del pasado no se vuelvan a cometer. Pero cuando los horrores se siguen perpetrando, su función y hasta su ética parece dudosa.

El Museo Penitenciario de Bangkok hace un repaso por las torturas y la pena de muerte que aún hoy se practica en Tailandia. Está situado en el entorno de la vieja prisión de Bangkok, para revivir los entresijos de la vida penitenciaria y las formas de castigo que, esperamos, hayan caducado.

Entre otros recuerdos macabros, atesora el sable que utilizó el último verdugo para decapitar al reo y exhibe una foto de un sonriente Chavoret Jaruboon, un ejecutor, y su arma con la que fusiló a 55 reos hasta 2002.

Siniestras figuras de cera de tamaño real representan los tres tipos de ejecución legales que han funcionado en Tailandia: por decapitación (hasta 1934), fusilamiento (hasta 2002) e inyección letal, vigente hasta la actualidad.

Omitimos los detalles de tan crueles formas de acabar con la vida de las personas, o de las torturas perpetradas a los prisioneros, con mecanismos que rozan la inverosimilitud y traspasan lo humanamente concebible para hacer daño.

Pero ningún detalle se les escapa a los visitantes del Museo, los que aguanten la visita completa, eso sí, que no debe de ser fácil. Un recorrido diseñado incluso para visitas de escolares, que espero que perciban lo siniestro del lugar y de las prácticas que representa.

Las instalaciones de la vieja prisión de Maha Chai fueron transformadas en 1990 en un parque y este espacio, el Museo de la tortura y la pena de muerte en Tailandia. Esperamos que no pase demasiado tiempo para que todo lo que exhiben forme parte del pasado.

Más información | Abc En Diario del viajero | Museos de la Infamia: Museo del Genocidio en Camboya, Vilnius: La KGB y el museo de las víctimas del genocidio, El Museo de la Tortura de Santillana del Mar, en Cantabria

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio